La fundación del Partido Comunista de Chile – Ivan Ljubetic Vargas

En los 105 años del PC de Chile:
 FUNDACIÓN DEL PARTIDO COMUNISTA DE CHILE

Iván Ljubetic Vargas

 

 “Y este habitante transformado

que se construyó en el combate,

este organismo valeroso,

esta implacable tentativa,

este metal inalterable,

esta unidad de los dolores,

esta fortaleza del hombre,

este camino hacia mañana,

esta cordillera infinita,

este armamento de los pobres,

salió de aquellos sufrimientos,

de lo más hondo de la patria,

de lo más duro y más golpeado,

de lo más alto y más eterno

y se llamó Partido.

                                                                PARTIDO COMUNISTA”

                                                               (Pablo Neruda: “Canto General”)

 

El Partido Comunista de Chile es uno de los 3 o 4 partidos revolucionarios más antiguos del mundo. Es el segundo que surgió en la historia de Chile. Sólo lo antecedió el Partido Radical, hoy PR Socialdemócrata.

El nacimiento del PC de Chile  fue resultado de dos factores. Uno objetivo: la existencia de una clase obrera numerosa, con grandes concentraciones proletarias (como es el caso de las oficinas salitreras) y combativa (desde 1834 a 1910 se produjeron unas cien huelgas obreras).

El factor subjetivo fueron las ideas marxistas, que comienzan a llegar a Chile hacia 1892, pero que son tomadas por amplios núcleos obreros gracias a la titánica labor de Luis Emilio Recabarren , el más grande educador de masas de la historia chilena.

JUNIO DE 1912

1912 fue la época de oro del salitre.  Funcionaban 170 oficinas salitreras, que empleaban el Sistema Shanks, que requiere abundante mano de obra.  Laboraban cerca de 50 mil obreros, que aportaban el 52% de los ingresos ordinarios del país.  El norte Grande, en especial la región de Tarapacá, bullía en actividad.

En ese escenario nació el Partido Comunista.  El 4 de junio de 1912, se reunieron alrededor de treinta  revolucionarios en el local de “El Despertar de los Trabajadores”, ubicado en  calle Barros Arana Nº 9 de la ciudad de  Iquique.

La proposición de Recabarren de constituir una nueva organización fue aprobada por unanimidad.  Por mayoría, se resolvió denominarla Partido Obrero Socialista. Por entonces los partidos revolucionarios se llamaban socialistas o socialdemócrata.

LOS FUNDADORES

En el Acta Oficial de esa reunión del 4 de junio, publicada en “El Despertar de los Trabajadores”,  de Iquique, con fecha 6 de junio de 1912, se mencionaban 27 nombre de participantes en ella y se agregaban:  “y otros amigos”.

Los fundadores del Partido, según esa Acta Oficial fueron:  Luis Emilio Recabarren (Presidente), Enrique Salas (Vicepresidente), Néstor Recabarren (Secretario), Ruperto Gil (Secretario), David Barnes (ciudadano e3cuatoriano,Tesorero), E.  Aguirre Bretón (, ciudadano español, delegado), Teresa Flores (única mujer fundadora del PC), Elías Lafertte, L.  Zavala, J.  Faúndez, E.  Jorquera, L.  Vargas, E.  Díaz, J.  Francisco García, Luis Figueroa, Ladislao Córdova, D.  M.  Agüero, Juan Alvarez, R.  Olivares, A. López, E. Corbetto, José del Carmen Aliaga Véliz, A. Martínez, Salvador Barra Woll y Miguel Carrasco.  En total, veintisiete.

En otras versiones de esa sesión constituyente del Partido, se entregaron  siete nombres más:  Emilio Alvarado, Julio Arredondo, Facundo Castro, Vicente Cortez, Eleodoro Rodríguez, Gregorio Salinas e Ignacio Salinas. Pensamos que éstos podrían ser los mencionados como “otros amigos” en el Acta.

MÁS ANTECEDENTES

En ese documento, partida de nacimiento del Partido Comunista -según afirma Orlando Millas en su trabajo “Medio siglo de Partido Obrero en Chile”, publicado en revista ‘Principios’ Nº 90, julio -agosto  de 1962-   se señalaba

“Se dio cuenta que la anterior Asamblea había nombrado una comisión que actualmente redacta las bases y reglamentos del nuevo Partido, los que una vez terminados serán presentados a las Asambleas y respectivamente a las seccionales”.

Ese mismo día 4 de junio, se constituyó el Partido en la Oficina salitrera “Abra”.  Casi simultáneamente surgió en Punta Arenas.  Poco después se organizaron las secciones de Tocopilla, Antofagasta y Taltal.  Algo más tarde, las de Valparaíso, Santiago, Concepción, zona del carbón y otras ciudades.

 

SURGE DE BASES DEL PARTIDO DEMÓCRATA

Con fecha 18 de febrero de 1913,  apareció en le periódico ‘El Despertar del Trabajadores’, de Iquique, un Informe de Luis Emilio  Recabarren dirigido   a la Segunda Internacional y titulado ‘La Labor Obrera en Tarapacá’. En él se afirmaba: “En enero de 1912, no existía en Tarapacá organización obrera ni socialista, con excepción de la Cooperativa Obrera Tipográfica y el gremio de cargadores y panaderos… Agregaba  que “en el mes de junio, 22 secciones del Partido Demócrata se transformaron en Partido Socialista y continúan una marcha regular, desde el punto de vista orgánico político”.

Las secciones de Tarapacá a las que hacía mención Recabarren eran:  Iquique, Centro Lagunas, Gloria, Primitiva, San Pablo, Argentina, Alianza, Rosario de Huara, Cala Cala, Cholita, Barcelona, Ramírez, Bellavista, Amelia, Abra, Jazpampa, Pan de Azúcar, Agua Santa, San Lorenzo, San Remigio, Pozo Almonte y Pisagua.

AÚN PENABA LA MASACRE

En ese mismo Informe se sostenía que al iniciarse 1912, junto con el auge de la industria del salitre, Tarapacá aún vivía con el recuerdo y las hondas cicatrices dejadas por la masacre de la Escuela Santa María de Iquique.  Durante ese año “el espíritu obrero muy decaído por la cruel matanza en la huelga de 1907, recién empieza a reanimarse”.

Fue en estas condiciones,  que revolucionarios chilenos dieron nacimiento al Partido de la Clase Obrera.

UN PARTIDO PARA LA REVOLUCIÓN

Marx y Engels escribieron en el ‘Manifiesto del Partido Comunista’, editado el 24 de febrero de 1848:  “Los comunistas sólo se distinguen de los demás partidos proletarios en que, por una parte, en las diferentes luchas nacionales de los proletarios, destacan y hacen valer los intereses comunes a todo el proletariado, independientemente de la nacionalidad; y, por otra parte, en que, en las diferentes fases de desarrollo por que pasa la lucha entre el proletariado y la burguesía representan siempre los intereses del movimiento en su conjunto…

El objetivo inmediato de los comunistas es el mismo que el de todos los demás partidos proletarios:constitución de los proletarios en clase, derrocamiento de la dominación burguesa, conquista del poder político por el proletariado”.

ARREBATAR EL PODER A LA BURGUESÍA

En el Programa del POS, publicado como folletín por “El Despertar de  los Trabajadores”, entre el 8 de octubre y el 21 de noviembre de 1912, se sostiene:

“Considerando que la necesidad, la razón y la justicia exigen que la desigualdad y el antagonismo entre una y otra clase desaparezcan, reformando o destruyendo el estado social que produce.

El Partido Obrero Socialista expone que el fin de sus aspiraciones es la emancipación total de la Humanidad, aboliendo las diferencias de clases y convirtiendo a todos en una sola clase de trabajadores, dueños del fruto de su trabajo, libres, iguales, honrados e inteligentes, y la implantación de un régimen en que la producción sea un factor común y común sea también el goce de sus productos.  Esto es, la transformación de la propiedad individual en la propiedad colectiva o común…

“Realizaremos lucha política, para arrebatar a la burguesía el poder político dominante en el actual estado de cosas.”

COINCIDEN EN VARIOS ASPECTOS

Resulta evidente la influencia que en ese primer Programa del Partido Comunista de Chile tuvo el Manifiesto del Partido Comunista, cuya primera edición se hizo en Londres, en alemán, el 24 de febrero de 1848.  Veamos algunas de las coincidencias entre ambos documentos.

MANIFIESTO COMUNISTA (1848)   PROGRAMA DEL PC DE CHILE (1912)

“Un fantasma recorre Europa: “Los enemigos del socialismo

el fantasma del comunismo” lo desfiguran y presentan su

doctrina muy distinta de lo

que es en su realidad”

“La historia de todas las so- “Las clases existen.  Son un

ciedades hasta nuestros días hecho.  Desde que existen cla-

es la historia de las luchas ses, existe lucha entre ellas”.

de clases”.

“En sustitución de la antigua “El fin de sus aspiraciones

sociedad burgués, con sus cla- (del Partido) es la emancipa-

ses y antagonismos de clase, ción total de la humanidad,

surgirán de una asociación en que aboliendo las diferencias de

el libre desenvolvimiento de ca- clases y convirtiendo a todos

da uno será la condición del en una sola clase de trabaja-

libre desenvolvimiento de todos” dores, dueños de los frutos

del trabajo, libres, iguales,

honrados e inteligentes”.

“El Gobierno del Estado moderno “Los privilegios de la burgue-

no es más que una junta que ad- sía están garantizados por el

ministra los negocios comunes poder político, el que tiene

de la clase burguesa” en sus manos y con el cual dis-

dispone de las fuerzas opresoras”

“El rasgo distintivo del comu- “La transformación de la pro-

nismo no es la abolición de la piedad privada en colectiva no

propiedad en general, sino la significa en ningún caso un

abolición de la propiedad bur- despojo de los bienes necesa-

guesa”. rios para el individuo en beneficio de la comunidad”.

“La propiedad privada burguesa “La existencia de la propie-

moderna es la última y más aca- dad privada y su consagración

bada expresión del modo de pro- presente es la causa motriz

ducción y de apropiación de lo de todos los males existen-

producido basado en los antago- tes.  Por eso es que el socia-

nismos de clase, en la explota- lismo ha nacido como remedio

ción de los unos por los otros. Ineludible para este mal social”.

En este sentido, los comunistas

puede reasumir su teoría en esta

fórmula única:  abolición de la

propiedad privada”.

LOS PRIMEROS ESTATUTOS

En los Estatutos o Reglamento del Partido, incluido es el mismo folletín, se señala:

“Artículo 1.-  El Partido Obrero Socialista es fundado con el objeto de reunir todas las fuerzas proletarias del país, a fin de mejorar de común acuerdo, la suerte del proletariado”.

“Artículo 2. –  Para cumplir esta tarea y para realizar enseguida su objetivo más elevado:  la demanda completa de los trabajadores, el Partido se organizará sobre el terreno económico y político”.  

Con toda razón, pudo manifestar Recabarren en su discurso ante la Cámara de Diputados, el 15 de julio de 1921: “El Partido Socialista desde el año 12 ha acogido las ideas comunistas”.

LOS PRIMEROS PASOS

Elías Lafertte relata en ‘Vida de un Comunista’:

“Nuestra ideología, en aquella época, era muy incipiente.  Creo que ninguno de nosotros –salvo Recabarren- había leído a Marx o Engels.  Los libros de estos pensadores eran escasísimos.  Indudablemente el hombre más capacitado de todos los que formábamos en el movimiento era Recabarren, pero entre Recabarren y nosotros había una enorme distancia en cuanto a preparación, madurez política y formación ideológica.  No éramos propiamente marxistas.  El marxismo llegó al POS andando el tiempo, a través de los estudios, de los libros que vinieron de Europa, de las relaciones internacionales, de los viajes de los compañeros y de la cooperación de la Internacional Comunista.  Pero teníamos en nuestro interior, me refiero a los militantes socialistas, la materia prima para forjar luchadores:  la capacidad de lucha, la resistencia a la injusticia, el espíritu de organización, el sentimiento de la unidad, el orgullo proletario, y sobre todo, el sentido de clase”

UN EDUCADOR COLECTIVO

Con esas cualidades y limitaciones, el Partido realizó valiosas tareas en los años iniciales de su existencia.  En 1912, por ejemplo, llevó adelante una importante labor de educación política en Tarapacá. En el Informe a la Segunda Internacional ya citado, Recabarren señalaba: Las conferencias efectuadas “pasan de 60, con unos 20 oradores.  Temas: explicación de la doctrina socialista, medios de lucha, organización obrera, cooperativas, crítica, anticlericalismo, antimilitarismo.  Entre los oradores de que dispone la organización obrera se cuenta una niña de 14 años, Rebeca Barnes, y una joven de 22 Teresa Flores…  Las conferencias, la prensa y los folletos van produciendo buenos resultados en la formación de la conciencia”.

HACIA  LOS OBREROS Y LAS MUJERES

Desde los primeros meses de la existencia del Partido, los comunistas dedicaron serios esfuerzos a organizar los gremios obreros.

A partir de 1913, se crearon Centros Femeninos, con el estímulo que significó la visita de la conferencista española Belén de Sárraga.  En esta labor se destacó Teresa Flores.  Estos Centros Femeninos se adherían públicamente a los postulados del Partido. El desarrollo del movimiento de las mujeres, especialmente significativo en el norte, tuvo enorme relevancia debido a que ocurrió en momentos que aún subsistía el reflujo del movimiento sindical, producto de la masacre de la masacre de la Escuela Santa María de 1907.

.

 

1916: Luis Emilio Recabarren en Magallanes

Ciudadanía y Política

PREFACIO.

La breve pero fructífera visita que hizo el dirigente obrero Luis Emilio Recabarren a Magallanes en el año 1916 durante 3 meses y medio, constituye un episodio poco conocido y documentado de la historia de los movimientos sociales y obreros de la región austral.

Como resulta del material historiográfico que ofrecemos, la visita de Luis Emilio Recabarren a Magallanes, de paso hacia Buenos Aires, permitió poner en evidencia las diferencias entre la postura ideológica del dirigente sindical y la Federación Obrera que ya por esa época, estaba orientándose hacia posturas anarquistas o, para ser más exactos, anarco-sindicalistas.  El diario “El Trabajo” de la Federación obrera magallánica del año 1916 trasunta claramente dicha orientación.

Recabarren aprovecha sus charlas para transmitir la necesidad de una conciencia social obrera que apunte hacia la autonomía del movimiento y la organización obrera, como primer paso hacia su emancipación.

Aquí presentamos un recuento histórico general…

Ver la entrada original 2.928 palabras más

Reinventar la izquierda en el siglo XXI: un diálogo Norte-Sur

Una sugerente ambigüedad habita el título de este libro, en el que el verbo “reinventar” parece tener al mismo tiempo dos valores diferentes.

Uno descriptivo: el de nombrar lo que un conjunto de experiencias políticas recientes ha hecho o viene haciendo (sobre todo aquí, en la América Latina posterior al estallido del orden “neoliberal” que, con diversas variantes y matices, había dominado toda la región durante el último cuarto del siglo pasado) con las tradiciones políticas que solemos nombrar con la palabra “izquierda”.

Reinventar-la-izquierda-en-el-siglo-XXI-copia

Y otro prescriptivo: el de indicar lo que sería conveniente o necesario hacer con esas tradiciones, o a partir de esas tradiciones, para ponerlas a la altura (aquí y por todos lados, aunque en primer lugar, claro, en la vieja Europa donde la propia idea de “izquierda” inició hace algo más de dos siglos su jornada) de los desafíos de los nuevos tiempos. Que son tiempos de redefinición de la lógica de funcionamiento de la economía, desde ya, pero también, de la mano de esa redefinición (aunque había que cuidarse de convertir ese “de la mano” en la coartada o el pretexto de ningún causalismo apresurado), de trastrocamiento de las coordenadas de la vida social y cultural en su conjunto, de las formas de pensarse los problemas de la identidad individual y colectiva, los lazos de solidaridad y las miradas sobre el futuro.

Eso: el futuro, estuvo siempre en el corazón de los pensamientos que solíamos llamar “de izquierda”. Que no eran pensamientos de la gestión del mundo, del presente, sino pensamientos que buscaban en ese presente siempre injusto pero siempre –en virtud de esa misma injusticia que hacía necesaria su crítica y su amonestación– preñado de esperanza, las grietas por donde la promesa de una redención final de la humanidad pudiera hacerse audible y organizar las acciones de los hombres en el tiempo.

Lea y descargue aquí el libro:

ReinventarLaIzquierda

MUHAMMAD ALI más que una leyenda del boxeo, un luchador contra la sociedad que nos divide en clases… —

Muhammad Ali, nacido Cassius Marcellus Clay, Jr. Fue una figura social de enorme influencia en su generación, en la política y en las luchas sociales o humanitarias a favor de los afroamericanos y del islam. Y como siempre en este sitio tenemos grandes personajes que deciden hacer lo que quieren y por consiguiente ir contra la sociedad, […]

a través de MUHAMMAD ALI más que una leyenda del boxeo, un luchador contra la sociedad que nos divide en clases… —

104 años de historia cumple el 4 de junio el Partido Comunista de Chile

Mañana sábado 4 de junio, el Partido Comunista de Chile, celebra 104 años de existencia.  Fundado en 1912 como Partido Obrero Socialista, en el año 1922 pasó a denominarse Partido Comunista.  El Partido Comunista de Chile (PCCh) es un partido político chileno de carácter histórico que se define de raigambre obrera, campesina e intelectual, inspirado por el pensamiento de Karl Marx y Vladimir Lenin.

Entre sus militantes más destacados, líderes y dirigentes sociales y políticos y actores culturales más conocidos se encuentran: Luis Emilio Recabarren, Elías Lafferte, Pablo Neruda, Violeta Parra,Víctor Jara, Luis Corvalán, Gladys Marín, Volodia Teitelboim, Guillermo Teillier, Hugo Gutiérrez y Camila Vallejo.    Su rama juvenil son las Juventudes Comunistas de Chile (JJCC).

sedepc

El Partido Comunista ha formado parte de varias coaliciones políticas en la historia del siglo XX, el Frente del Pueblo en 1952 apoyando a Salvador Allende, el FRAP, Frente de Acción Popular en 1958, la Unidad Popular en 1969-1970 apoyando a Salvador Allende, y en 2014 la Nueva Mayoría para respaldar el gobierno de la Presidenta Michelle Bachelet.

Actualmente es parte de la coalición de gobierno denominada Nueva Mayoría y en las elecciones parlamentarias de 2013 logró la elección de seis diputados: Hugo Gutiérrez, Lautaro Carmona, Daniel Núñez, Karol Cariola, Camila Vallejo y Guillermo Teillier.

El Partido Comunista de Chile efectuará un acto de conmemoración hoy a las 19.00 horas en su sede de calle Chiloé Nº 1258 de Punta Arenas.