Reinventar la izquierda en el siglo XXI: un diálogo Norte-Sur

Una sugerente ambigüedad habita el título de este libro, en el que el verbo “reinventar” parece tener al mismo tiempo dos valores diferentes.

Uno descriptivo: el de nombrar lo que un conjunto de experiencias políticas recientes ha hecho o viene haciendo (sobre todo aquí, en la América Latina posterior al estallido del orden “neoliberal” que, con diversas variantes y matices, había dominado toda la región durante el último cuarto del siglo pasado) con las tradiciones políticas que solemos nombrar con la palabra “izquierda”.

Reinventar-la-izquierda-en-el-siglo-XXI-copia

Y otro prescriptivo: el de indicar lo que sería conveniente o necesario hacer con esas tradiciones, o a partir de esas tradiciones, para ponerlas a la altura (aquí y por todos lados, aunque en primer lugar, claro, en la vieja Europa donde la propia idea de “izquierda” inició hace algo más de dos siglos su jornada) de los desafíos de los nuevos tiempos. Que son tiempos de redefinición de la lógica de funcionamiento de la economía, desde ya, pero también, de la mano de esa redefinición (aunque había que cuidarse de convertir ese “de la mano” en la coartada o el pretexto de ningún causalismo apresurado), de trastrocamiento de las coordenadas de la vida social y cultural en su conjunto, de las formas de pensarse los problemas de la identidad individual y colectiva, los lazos de solidaridad y las miradas sobre el futuro.

Eso: el futuro, estuvo siempre en el corazón de los pensamientos que solíamos llamar “de izquierda”. Que no eran pensamientos de la gestión del mundo, del presente, sino pensamientos que buscaban en ese presente siempre injusto pero siempre –en virtud de esa misma injusticia que hacía necesaria su crítica y su amonestación– preñado de esperanza, las grietas por donde la promesa de una redención final de la humanidad pudiera hacerse audible y organizar las acciones de los hombres en el tiempo.

Lea y descargue aquí el libro:

ReinventarLaIzquierda

Grupo de autonomistas seguidores del diputado Boric rompen con Izquierda Autónoma y anuncian que formarán otro movimiento autonomista

Dirigentes autonomistas anuncian el nacimiento de un nuevo movimiento político autónomo, después que quebraron el movimiento de Izquierda Autónoma.

Desde el Sindicato Nº1 de trabajadores de la PUCV, en Valparaíso, un grupo de dirigentes autonomistas de Arica a Magallanes anunció la construcción de un nuevo movimiento político. Esto, luego de las diferencias expresadas públicamente por el ex presidente FECH, Andrés Fielbaum, en el diario El Mercurio.

Se trata de otro episodio de la actual crisis dentro de la “izquierda adolescente”.

En el encuentro se leyó una declaración pública, firmada por militantes autonomistas de nueve regiones del país, incluyendo al diputado por Magallanes, Gabriel Boric. En el documento (https://goo.gl/oh4CWn) hacen un llamado a la necesidad de enfrentar los desafíos que vive el país con unidad política y llaman a un Congreso Nacional Autonomista para debatir democráticamente los pasos a seguir.

“Más allá de este traspié, nuestra convicción se mantiene más firme que nunca. Debemos construir un movimiento político de carácter nacional, con arraigo local, de izquierda y con vocación de mayorías, de cara a la sociedad y a los movimientos sociales. Sin suplantaciones, con humildad y generosidad. En ese objetivo no nos perdemos y por eso hemos convocado a un Congreso Nacional, para decidir democráticamente entre los y las autonomistas los pasos a seguir”, señaló Jorge Sharp, miembro de la Coordinación Nacional y precandidato a alcalde por Valparaíso.

Por su parte, la presidenta del Centro de Estudiantes de Derecho de la Universidad de Chile, Ximena Peralta, recalcó que “las luchas estudiantiles que hemos dado en los últimos años son parte central de nuestra política y no debemos dar ni un paso atrás en ese espacio. Mantenemos la convicción de que la educación no puede ser un negocio y que la capacidad de organización del movimiento estudiantil es un ejemplo para las luchas que vendrán. Por eso mismo, también decimos que el mismo problema que vivimos en las universidades, institutos profesionales y colegios a lo largo de Chile se replica en el acceso a la vivienda, a la salud, a pensiones dignas, al trato con el medioambiente, al mundo del trabajo y a una larga lista de conflictos de los que no nos podemos desentender”.

Finalmente, el diputado magallánico Gabriel Boric enfatizó que “ahora lo que toca es mirar hacia adelante y poner nuestras energías en lo que nos une, para construir junt@s un Chile que deje atrás el machismo, la depredación de la naturaleza, la acumulación de riquezas basada en la explotación de las personas; para construir un Chile que deje de entender a la salud, la educación, las pensiones y la vivienda como negocios; para construir un Chile en que seamos los y las chilenas los que mandemos y no el poder del dinero”.

Valparaíso, 30 mayo 2016.

Los autonomistas quiebran la Izquierda Autónoma y forman otro movimiento autonomista

El movimiento político denominado Izquierda Autónoma ha quebrado relaciones con su único diputado, fundador y líder supremo Gabriel Boric, tal como aparece en la prensa nacional.   En diferentes medios de prensa, incluyendo El Mercurio, aparecen las diferencias de liderazgo, de conceptos ideológicos y de teorías doctrinales acerca de cómo debiera situarse el “autonomismo” dentro del escenario político actual.

A pocas horas de ese quiebre que atraviesa todo ese movimiento, los autonomistas seguidores del diputado, convocan a formar otro movimiento autonomista.

Es otra manifestación dentro del actual episodio de crisis de la “izquierda adolescente”.

Esta es la declaración pública que han circulado desde el día 29 de mayo:

“DECLARACION PUBLICA.

Las condiciones políticas y sociales en nuestro país han sufrido transformaciones vertiginosas en los últimos años. Desde la supuesta apatía de la transición hasta los días que vivimos, Chile ha cambiado, y a lo largo y ancho de nuestro territorio se levantan chilenos y chilenas organizadas para hacer frente a la mercantilización de nuestros derechos (educación, vivienda, salud, pensiones), a un modelo de desarrollo que depreda la naturaleza y destruye comunidades, al machismo naturalizado que mata y oprime a mujeres y diversidades, y a una política institucional indolente y colonizada por el gran empresariado, que no solo no representa a las grandes mayorías sino que las excluye, entre otras contradicciones que cotidianamente cruzan nuestra sociedad.

Estas transformaciones han traído nuevas preguntas a las fuerzas que trabajan y abogan por un Chile distinto, y nuestra organización no ha estado exenta de ellas. Y es que el paso de las luchas sociales a la construcción de nuevas alternativas políticas es un proceso de enorme complejidad en todo el mundo, para el que no hay recetas. Son justamente esas preguntas y su múltiple gama de respuestas posibles las que hicieron crisis en nuestra organización —la que ha sido tristemente expuesta a través de los medios— y que nos lleva hoy a tomar caminos diferentes.

El sector político del autonomismo que hoy representamos está convencido de que es tiempo para la construcción de un movimiento político amplio, que con principios y valores comunes resuelva el modo en que traduce las energías que construyó en las movilizaciones de estos años en capacidad política, entendiendo que podemos ser un aporte en la construcción de una alternativa revolucionaria, pero también que solos no somos suficientes.

Para poder dar este paso, es necesario revisar el camino andado, aprender de los errores cometidos y superar las prácticas que debilitan la esencial democracia que debe tener todo referente que pretenda transformar nuestra realidad. Esta reflexión autocrítica es la única manera de no caer en el error de suplantar a quienes se incorporan en la lucha política, como tantas veces le sucedió a la izquierda a lo largo del siglo XX.

Es por lo anterior que hemos decidido comenzar un proceso de Congreso Nacional que nos permita dar estos debates de manera democrática y de cara a la sociedad, sin por ello abandonar lo que nos constituye: nuestra inserción y trabajo en luchas sociales reales, vivas, y que en estos días se expresan en liceos y universidades movilizadas, en tomas de terrenos de pobladores y pobladoras, en comunidades enteras resistiendo la voracidad empresarial que arrasa con sus mares, tierras, tradiciones y cultura.

Este proceso lo llevaremos adelante dialogando con otras fuerzas de izquierda que apuntan al mismo objetivo. Para ello, es imperativo dejar la soberbia de lado y afrontar este desafío con generosidad. Tenemos convicciones, más no certezas. Esperanza, pero jamás verdades reveladas. Es innegable que este proceso ha sido difícil y doloroso para muchos. Las diferencias en torno a la amplitud del movimiento a construir, las posibilidades que abre el actual escenario para la emergencia política, el rol de las disputas electorales como expresión de madurez de las luchas sociales —sin jamás por ello naturalizarlas—, junto a la apertura a la participación en diversos conflictos más allá del educacional, terminaron por convertirse en discrepancias cada vez más profundas. Sin embargo, sabemos también que estas discusiones a los ojos de la sociedad son demasiado pequeñas en el contexto grande de la política nacional.

No podemos quedarnos estancados en ellas.

A los compañeros y compañeras que hoy deciden tomar un camino distinto les deseamos el mayor de los éxitos. No nos cabe duda que nos seguiremos encontrando. Y por cierto, no perderemos de vista ni cejaremos en el trabajo que en conjunto hemos realizado por años en el movimiento estudiantil. Seguiremos luchando por la reconstrucción de la educación pública y la desmercantilización de nuestra educación en todos sus niveles.

No es este el momento para discutir respecto a nombres ni propiedad sobre lo que conjuntamente hemos construido, nos negamos a hacer de esto un divorcio mediático como lamentablemente algunos medios quieren aprovechar. Es el momento de reflexionar con la cabeza fría y el corazón caliente, con quienes han decidido dar el salto a la política para forjar al calor de las luchas sociales una herramienta para la transformación social.

Así, las y los autonomistas desde Arica a Magallanes y desde las diferentes experiencias de lucha de las que somos parte: la educacional, territorial, feminista, laboral, esperamos ser un aporte a la creación de una alternativa política que convoque a las mayorías que hoy exigen, piensan y luchan por un país diferente.

Para allá vamos, con la esperanza intacta…

Firman 1. Aldo Aguilar, Presidente Federación de Estudiantes Universidad Tecnológica Metropolitana, 2005. 2. Alena Gutiérrez, Encargada Regional RM. 3. Ana María Santos, Encargada Orgánica Nacional Frente de Profesores. Secretaria Comunicaciones Federación de Estudiantes Universidad Alberto Hurtado 2012. 4. Andrea Salazar, Dirección Ejecutiva Nacional. 5. Camila Inostroza, Encargada Regional Biobío. 6. Camilo Riffo, Vicepresidente Federación de Estudiantes Universidad de Concepción 2009-2010. 7. Carolina Herrera, Encargada Regional Magallanes. 8. Cecilia Moreno, Dirección Frente Feminista. 9. Christopher Gepp, Encargado Regional Valparaíso, Secretario General FEPUCV 2010-2011. 10. Claudia Torres, Dirigente Social de Aysén. 11. Consuelo Fontealba, Encargada Regional Araucanía-Wallmapu y ex Vice Presidenta Federación de Estudiantes de la Universidad de la Frontera, 2011. 12. Diego Olivares, Presidente Federación de Estudiantes Universidad de Concepción, 1999-2000. 13. Felipe Valdebenito, Encargado Regional Araucanía-Wallmapu y Presidente Federación de Estudiantes de la Universidad de la Frontera, 2011. 14. Felipe Prado, Secretario de Finanzas Federación de Estudiantes Universidad Diego Portales, 2015. 15. Francoise Jooris, Dirección Frente de Salud 16. Katherine Navarro, Encargada Regional Arica y Parinacota. 17. Gabriel Boric. Diputado. 18. Gonzalo Winter. Dirección Ejecutiva Nacional. 19. Ingrid Valenzuela, Encargada Regional Antofagasta. 20. Jaime Almonacid Vargas , Encargado Regional Magallanes. 21. Javier Valenzuela, Secretario Comunicaciones FEUV 2009. 22. Jessica Bengoa Mayorga, Presidenta ANEF Magallanes. 23. Jorge Rauld, Presidente FEPUCV, Dirección Nacional Estudiantil. 24. Jorge Sharp, Dirección Ejecutiva Nacional – Presidente FEPUCV 2009-2010. 25. Liber Muñoz, Vocero FEPUCV 2005. 26. Lukas Georgudis, Encargado Profesores Región Metropolitana. 27. Mauricio Bustamante, Encargado Estudiantil Valparaíso, Secretario Finanzas FEPUCV 2013-2014. 28. Mauricio Carrasco N. Presidente FEUCEN, 2011 29. Maximiliano Palma, Dirección Nacional Estudiantil Zonal Sur. 30. Miguel Vargas, Secretario Administrativo FEPUCV 2009-2010. 31. Mirko Jiménez, Presidente Federación de Estudiantes Universidad Católica Silva Henríquez, 2015. 32. Nataly Campusano, Presidenta FEVUNAB, Encargada Regional Valparaíso. 33. Nicolás González G., Encargado Regional Arica y Parinacota. 34. Nicolás Grau, Presidente Federación de Estudiantes Universidad de Chile, 2006. Encargado Regional RM. 35. Nicolás Valenzuela, Encargado Regional RM. 36. Pablo Herrera. Encargado Regional Antofagasta. 37. Pamela Contreras, Presidenta FEUMAG 2016. 38. Paulo Gómez, Presidente Federación de Estudiantes Universidad Tecnológica Metropolitana, 2004. 39. Rodrigo Cruz, Encargado Regional Biobío. 40. Rodrigo Ruiz, Dirección Frente Nacional de Territorio 41. Romina Maragaño, Dirección Frente Educacional. Secretaria General FEPUCV 2009- 2010. 42. Roberto Cisternas, Consejero Superior FEPUCV 2015-2016. 43. Tania Madriaga, Dirección Ejecutiva Nacional. 44. Ximena Peralta, Presidenta Centro de Estudiantes de Derecho U de Chile 2016.”

Nos preguntamos legítimamente si cada uno de los dirigentes estudiantiles y sociales que firman esta declaración y deciden la formación de este nuevo referente “autonomista”, habrán consultado con las respectivas asambleas de base de sus organizaciones, como para adoptar tal decisión.  

Resoluciones del Pleno del Comité Central del Partido Comunista de Chile, 5 septiembre 2015

RESOLUCIONES DEL PLENO DEL C.CENTRAL REALIZADO EL 5 DE SEPTIEMBRE DE 2015.

En el Pleno se pusieron en discusión 2 puntos: a) La Convocatoria al Congreso Nacional del Partido y b) Análisis de la coyuntura política.

CONVOCATORIA Y XXV CONGRESO NACIONAL.

En relación a la Convocatoria, el CC. tomó conocimiento del texto propuesto por la C.P. el que, siendo valorado y aprobado en general, se le introdujeron diversas modificaciones e incorporaciones las que se expresarán en el documento definitivo que será entregado al conocimiento público en un acto a realizarse en fecha próxima.

El proceso de Congreso se iniciará oficialmente en octubre y el Congreso Nacional se realizará en la segunda quincena de marzo de 2016.- Será un proceso abierto, de cara al pueblo y los trabajadores y a los partidos de la N. Mayoría. Se le conferirá la máxima importancia a las asambleas de células, de las cuales al menos una debe ser de carácter abierto.

La CP y el Secretariado deben dar forma a la brevedad a una “Comisión Congreso” que será la encargada de  instalar y dirigir todo el proceso, propondrá un reglamento que se debe dar a conocer la última semana de septiembre y que regirá las asambleas de células, y los congresos comunales y regionales. El reglamento para el Congreso Nacional deberá ser aprobado por los delegados al mismo, previo a su inicio.

Al mismo tiempo, deberá funcionar una Comisión de Estatutos, habida cuenta que la Ley de Partidos Políticos será modificada y por tanto se debe proceder a la renovación de éstos en los marcos de nuestra cultura partidaria. Se podrán conformar otras comisiones de trabajo del Congreso.

SOBRE COYUNTURA POLITICA.

En el debate se tuvo en cuenta los avances alcanzados en la aprobación de las reformas estructurales y leyes que concretizan el programa de gobierno y las dificultades a que se enfrenta el gobierno y la N.M., tanto por la crisis política, producto de la relación perversa entre política y negocios, como a la lenta recuperación de la economía. A lo que se suma la guerra mediática anti reformas que lleva adelante la derecha política y económica con su control, prácticamente absoluto, de los medios de comunicación, acción que la N.M. y el gobierno no han podido responder de manera adecuada.

En el análisis se tuvo en cuenta también la reacción adversa y a veces destemplada de sectores minoritarios o personeros que se presume están en el campo de la N.M., que le hacen el juego a la derecha y a quienes se oponen cerradamente a las reformas.

Cosa distinta son las críticas que obligatoriamente debemos hacer sobre la calidad del desempeño, del gobierno y los propios partidos, que incide negativamente en el cumplimiento del programa y en la solución de problemas que afectan a la sociedad. Es evidente que si se mantienen las demandas de salud y seguridad ciudadana como no satisfechas, es por la falta de políticas adecuadas o una débil gestión.

No obstante las críticas y la constatación de las dificultades, el Pleno valoró lo obrado hasta hoy y ratificó su apoyo al rumbo que se determinó en el cónclave de la N.M. bajo el liderazgo de la Presidenta de la República.

El Partido Comunista volcará sus esfuerzos al cumplimiento del programa y las distintas reformas en curso, contribuirá a una mejor gestión y desempeño del gobierno, a la unidad y cohesión de la Nueva Mayoría y en especial a recabar el apoyo activo del pueblo a las reformas, que son parte de un proceso transformador, democrático y de justicia social, de permanente construcción.

Tal como se realizó en la Región Metropolitana el encuentro de dirigentes comunales, alcaldes, concejales, cores, parlamentarios y dirigentes sociales de la Nueva Mayoría, el PC propondrá y contribuirá a la multiplicación de estos eventos en regiones, distritos y comunas.

Junto con mantener la confrontación ideológica frente a la cerrada oposición obstructiva de la derecha, el Pleno llama la atención sobre la necesidad de no sólo explicar el contenido profundo de las reformas, sino que hacer hincapié en su puesta en práctica: centenares de miles de jóvenes se verán beneficiados el próximo año por la gratuidad en la educación superior y otros tantos porque les disminuye o ya no tendrán que pagar copago, lo mismo ocurrirá con los trabajadores cuando se apruebe la reforma laboral que podrán negociar en mejores condiciones con las empresas, entre otras realizaciones de este gobierno que es necesario resaltar.

De gran importancia será la implementación del nuevo sistema para acceder a los subsidios del estado que reemplaza a la actual ficha de protección social, en este sentido el PC solicitará al gobierno facilitar la divulgación y conocimiento de este nuevo sistema que debe ser de beneficio para millones de chilenos.

El CC tomó conocimiento de la próxima entrega al gobierno de nuestra propuesta de Nueva Constitución y de Proceso Constituyente, proceso que debe darse como política de masas.

Puso énfasis en la necesidad de profundizar en el análisis de la situación económica, para lo que será muy importante la reunión de dirigentes y economistas del partido con el Ministro de Hacienda. Nuestra preocupación no es sólo la del crecimiento por el crecimiento, sino fundamentalmente del desarrollo productivo y social del país.

Como conclusión de este análisis, el Pleno estimó necesario hacer todos los esfuerzos por mantener el rumbo, por cumplir con el programa, por mejorar la gestión de gobierno, por defender y exigir las reformas desde el mundo social e iniciar un proceso de continuidad en el gobierno, en un nuevo período de consolidación y nuevas perspectivas democratizadoras.

Un paso importante en este desarrollo será la elección de alcaldes y concejales, que el PC ve como un proceso unitario, en el que los partidos pongan sus mejores esfuerzos para alcanzar la victoria en las urnas. Se ha solicitado que la CP elabore una lista tentativa de candidatas y candidatos a concejales y alcaldes a la brevedad, en consulta con las comunas.

Con la misma intensidad el PC se dispone a fortalecer su presencia en las organizaciones sociales, tanto de trabajadores, como de estudiantes y territoriales poniendo énfasis en la unidad con los dirigentes de otros partidos de la NM e independientes de izquierda.

El Pleno aprobó votos de reconocimiento y solidaridad con la lucha de los pueblos originarios y en especial con el pueblo mapuche, con los que se debe privilegiar el diálogo y la búsqueda de solución a sus problemas, que pasa necesariamente por su reconocimiento como pueblos. Una contribución muy importante será la materialización del Ministerio de Asuntos Indígenas y el Consejo de Todos los Pueblos.

Se acordó también la solidaridad con los trabajadores del sub contrato de CODELCO y se instó a mantener las negociaciones y la exigencia del pronto esclarecimiento y justicia por el trabajador muerto durante la represión policial. Manifiesta también el Pleno su preocupación por los despidos masivos en la mina El Abra.

Con motivo de una nueva conmemoración del ominoso golpe de estado y el recuerdo de los miles de crímenes de lesa humanidad que perpetró la dictadura, el PC contribuirá y será parte de los homenajes al Presidente Salvador Allende, a las víctimas del terror de estado, a sus héroes y mártires, bajo la exigencia de Verdad y Justicia plena.

Al mismo tiempo el CC otorgó todo su apoyo a los dirigentes del partido que han sido objeto de campañas de infamias y calumnias por parte de la derecha, con las que solo pretenden debilitar la presencia del PC en el proceso de reformas.

Al comienzo del Pleno, el CC planteó su saludo a las JJCC que el 5 de septiembre cumplieron 83 años desde su fundación. Lo que fue reiterado al final de la sesión plenaria con el reconocimiento del partido hacia las JJCC por su aporte a la lucha en pro del cumplimiento del programa de gobierno, por las reivindicaciones de los jóvenes y por su compromiso con la política del partido y con el fortalecimiento del mismo.

 

Santiago, 5 de septiembre de 2015.

 

La educación superior en Chile es la más cara del mundo: reflexiones en este día 11 de abril

La educación en Chile vive un período crítico, el proceso de privatización, descentralización  y financiamiento impulsado en el año 1981 por el gobierno militar, ha significado el endeudamiento progresivo de la familia chilena, particularmente en la etapa universitaria de los hijos. Diversos estudios han evidenciado que Chile es el país con mayor aporte familiar en educación  y que además cuenta con el sistema educativo más privatizado del mundo.

Ello se explica, porque el tipo de financiamiento de la educación impuesto durante los años 80 en Chile se orientó a la disminución  progresiva de la responsabilidad del Estado. En la actualidad las familias aportan en promedio con el 90% aprox.  del financiamiento del sistema de educación, mientras que el Estado sólo aporta con un 16,1% , en este sentido estamos muy lejos de la importancia otorgada a la educación en los Estados pertenecientes al  OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en donde el 70% del financiamiento de la educación de estos países  corresponde a financiamiento estatal y sólo  30% a fuentes  privadas.

 Al mismo tiempo, de acuerdo a la OCDE, la educación superior en nuestro país  es la más cara del mundo, los aranceles universitarios que paga el alumno, son más que el doble que EEUU, el triple de México, cinco  veces más que en España y dieciocho veces más que en Francia. Es decir Chile no sólo es uno de los países donde el financiamiento de la educación recae en un mayor porcentaje en el presupuesto familiar, sino además, agudizando lo anterior, en nuestro país las familias pagan los valores más altos del mundo en educación superior.

En este esquema de financiamiento las universidades privadas que se promueven como facilitadoras del acceso a la educación superior han construido un modelo de negocio que recibe no sólo el dinero de las familias, sino además financiamiento del Estado a través del CAE  (Crédito con Aval del Estado). En esta lógica de financiamiento privado y de autofinanciamiento  las universidades del Estado han sufrido los efectos de la reducción progresiva del aporte estatal que disminuyó desde un 80% en el año  1980 a un 16,1 %  en el año 2012. Esto ha implicado poner en juego no sólo la reconocida calidad de la educación pública en Chile, sino además el aumento considerable de sus  aranceles.

Si a la compleja situación en que se encuentran las familias que anhelan educación para sus hijos, agregamos los resultados del reciente estudio de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que señala que Chile se encuentra entre las naciones medias-bajas de ingreso promedio mensual ( $490  mil pesos), nos encontramos con que un alto porcentaje de ciudadanos (aprox. 60%) no puede pagar el costo de la educación, lo que implica niveles de endeudamiento familiar tan altos que día a día hacen peligrar la estabilidad del presupuesto familiar y muchas veces hacen insostenible la posibilidad de proseguir estudios y concluir carreras a miles de estudiantes chilenos que ven frustradas sus metas de educación superior.

En definitiva nuestro sistema de educación superior es un sistema que pone en riesgo la idea de la educación como un derecho y al Estado que garantice este derecho. Pues,  en el hecho concreto la familia promedio chilena debe financiar la totalidad de la educación de sus hijos tanto si estudia en una universidad privada como estatal.

En consecuencia la demanda de educación pública y gratuita no se refiere a lo que se ha señalado engañosamente con la frase: “Es injusto que el Estado financie la educación de los más ricos”, pues diversas modalidades de financiamiento aseguran mayor equidad, de hecho en Chile existió hasta el año 1980 el arancel diferenciado, el cual promovía que los estudiantes financiaran sus estudios a partir de sus ingresos familiares, permitiendo que un alto porcentaje de estudiantes accediera a educación pública de calidad, completamente gratuita o parcialmente gratuita. 

Estos temas tan relevantes para la ciudadanía en general, resultan particularmente críticos para la comunidad magallánica, la que se enfrenta a un doble esfuerzo cuando se trata de financiar estudios universitarios. Es por ello que urge implementar un sólido sistema de educación superior en la región que permita que los estudiantes magallánicos accedan a educación gratuita y de calidad con una amplia oferta académica, ya no bajo la lógica de la oferta y la demanda, sino bajo el principio de posibilitar a los jóvenes una verdadera  libertad de oportunidades.  Lo que sin duda, se constituirá  en una oportunidad de desarrollo para la región, contribuyendo no sólo al logro personal, sino principalmente al progreso  de toda una sociedad.

EQUIPO DE COMUNICACIONES

CELULA HUMBERTO AGUILA

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE – REGIONAL MAGALLANESacolores

A propósito de Lincoln: carta de Carlos Marx a Abraham Lincoln en 1864

El “Mensaje” de la Asociación Internacional de Trabajadores a A. Lincoln, Presidente de los EE.UU. de noviembre de 1864, con motivo de su segunda elección al cargo de Presidente, fue escrito por  Karl Marx de acuerdo con la decisión del Consejo General, en el momento más álgido de la guerra civil esclavista de los EE.UU.

He aquí el texto de dicho mensaje:

Muy señor mío:

Saludamos al pueblo americano con motivo de la reelección de Ud. por una gran mayoría.

Si bien la consigna moderada de su primera elección era la resistencia frente al poderío de los esclavistas, el triunfante grito de guerra de su reelección es: ¡muera el esclavismo!

Desde el comienzo de la titánica batalla en América, los obreros de Europa han sentido instintivamente que los destinos de su clase estaban ligados a la bandera estrellada. ¿Acaso la lucha por los territorios que dio comienzo a esta dura epopeya no debía decidir si el suelo virgen de los infinitos espacios sería ofrecido al trabajo del colono o deshonrado por el paso del capataz de esclavos?

Cuando la oligarquía de 300.000 esclavistas se abrevió por vez primera en los anales del mundo a escribir la palabara «esclavitud» en la bandera de una rebelión armada, cuando en los mismos lugares en que había nacido por primera vez, hace cerca de cien años, la idea de una gran República Democrática, en que había sido proclamada la primera Declaración de los Derechos del Hombre [2] y se había dado el primer impulso a la revolución europea del siglo XVIII, cuando, en esos mismos lugares, la contrarrevolución se vanagloriaba con invariable perseverancia de haber acabado con las «ideas reinantes en los tiempos de la creación [19] de la constitución precedente», declarando que «la esclavitud era una institución caritativa, la única solución, en realidad, del gran problema de las relaciones entre el capital y el trabajo», y proclamaba cínicamente el derecho de propiedad sobre el hombre «piedra angular del nuevo edificio», la clase trabajadora de Europa comprendió de golpe, ya antes de que la intercesión fanática de las clases superiores en favor de los aristócratas confederados le sirviese de siniestra advertencia, que la rebelión de los esclavistas sonaría como rebato para la cruzada general de la propiedad contra el trabajo y que los destinos de los trabajadores, sus esperanzas en el porvenir e incluso sus conquistas pasadas se ponían en tela de juicio en esa grandiosa guerra del otro lado del Atlántico. Por eso la clase obrera soportó por doquier pacientemente las privaciones a que le había condenado la crisis del algodón [3], se opuso con entusiasmo a la intervención en favor del esclavismo que reclamaban enérgicamente los potentados, y en la mayoría de los píses de Europa derramó su parte de sangre por la causa justa.

Mientras los trabajadores, la auténtica fuerza palítica del Norte, permitían a la esclavitud denigrar su propia república, mientras ante el negro, al que compraban y vendían, sin preguntar su asenso, se pavoneaban del alto privilegio que tenía el obrero blanco de poder venderse a sí mismo y de elegirse el amo, no estaban en condiciones de lograr la verdadera libertad del trabajo ni de prestar apoyo a sus hermanos europeos en la lucha por la emancipación; pero ese obstáculo en el camino del progreso ha sido barrido por la marea sangrienta de la guerra civil [4].

Los obreros de Europa tienen la firme convicción de que, del mismo modo que la guerra de la Independencia [5] en América ha dado comienzo a una nueva era de la dominación de la burguesía, la guerra americana contra el esclavismo inaugurará la era de la dominación de la clase obrera. Ellos ven el presagio de esa época venidera en que a Abraham Lincoln, hijo honrado de la clase obrera, le ha tocado la misión de llevar a su país a través de los combates sin precedente por la liberación de una raza esclavizada y la transformación del régimen social.

 


NOTAS

[1] El “Mensaje” de la Asociación Internacional de Trabajadores a A. Lincoln, Presidente de los EE.UU., con motivo de su segunda elección al cargo de Presidente, fue escrito por Marx de acuerdo con la decisión del Consejo General. En el momento más álgido de la guerra civil de los EE.UU., este “Mensaje” tuvo mucha significación.-

[2] Trátase de la “Declaración de la independencia” adoptada el 4 de julio de 1776, en el Congreso de Filadelfia, por los delegados de 13 colonias inglesas en América del Norte. Se proclama en ella que las colonias norteamericanas se separan de Inglaterra para constituir una república independiente: los Estados Unidos de América. En dicho documento se formulan principios democrático-burgueses, como la libertad del individuo, la igualdad de los ciudadanos ante la ley, la soberanía del pueblo, etc. Sin embargo, la burguesía y los grandes propietarios de tierras norteamericanos vulneraban desde el comienzo los derechos democráticos proclamados en la Declaración, apartaban a las masas populares de la participación en la vida política y conservaron la esclavitud. Los negros, que formaban una parte considerable de la población de la república, quedaron privados de los derechos humanos elementales.

[3] La crisis del algodón fue provocada por el cese de los envíos de algodón desde América por causa del bloqueo de los Estados esclavistas meridionales por la flota del Norte durante la guerra civil. Una gran parte de la industria de tejidos de algodón de Europa estuvo paralizada, lo cual repercutió gravemente en la situación de los obreros. Pese a todas las privaciones, el proletariado europeo apoyaba resueltamente a los Estados del Norte.

[4] La guerra civil de Norteamérica (1861-1865) se libró entre los Estados industriales del Norte y los sublevados Estados esclavistas del Sur. La clase obrera se Inglaterra se opuso a la política de la burguesía nacional, que apoyaba a los plantadores esclavistas, e impidió con su acción la intervención de Inglaterra en esa contienda.

[5] La guerra de la Independencia de las colonias norteamericanas de Inglaterra (1775-1783) contra la dominación inglesa debió su origen a la aspiración de la joven nación burguesa norteamericana a la independencia y a la supresión de los obstáculos que impedían el desarrollo del capitalismo. Como resultado de la victoria de los norteamericanos se formó un Estado burgués independiente: los Estados Unidos de América.

____________________

Fuente: http://www.marxists.org

 

Conversaciones con Maquiavelo

Tantos siglos pasados de silencio y distorsión.  Tantos años acumulados de ocultamiento y de comentarios despectivos, de burdas interpretaciones, de temor oculto.   Le temen a Maquiavelo: tanto, que se niegan a reconocer que lo leen, lo estudian y encuentran siempre razones profundas en sus perturbadoras lecciones de vida y de experiencia.

Maquiavelo el silenciado; Maquiavelo el denostado… Maquiavelo el Maldito…Niccolo Machiavelli…

Y sin embargo, el Secretario de la República florentina, silencioso y laborioso detrás de los espesos muros del Palazzo Vecchio, desde donde gobierna la Signoría, hace advertencias e imparte consejos con la simple sencillez del que posee verdades forjadas en la experiencia del acero de los cañones de la guerra y la certeza de su pluma en la política.

Entre 1498 y 1512, Niccolo Machiavelli era el secretario de confianza de la República de Florencia.

El paso del siglo XV al siglo XVI, resulta un formidable momento de cambio de época donde los reyes españoles derrotan a los musulmanes en España, el Papa reparte entre España y Portugal el inmenso territorio de América, los navegantes portugueses llegan a Asia, Hernando de Magallanes pasa del Atlántico al Pacífico, comienza el comercio de negros africanos hacia América, se fortalece el imperio árabe de Suleiman en el Mediterráneo, España y Francia se reparten Italia, Miguel Angel Buonarotti pinta el techo de la Capilla Sixtina del Vaticano, Francisco Pizarro invade y destruye el imperio inka, Hernán Cortés ocupa y destruye el imperio azteca y Lutero y Calvino inician la Reforma protestante.

Maquiavelo en pleno siglo XVI, recoge el sentimiento nacional que surge en los pueblos italianos y reclama contra las divisiones de las regiones y comarcas y asume y denuncia que una de las causas del quiebre de la unidad italiana es la existencia de los Estados pontificales, Estados políticamente organizados con ejércitos y recaudadores de impuestos para beneficio del Vaticano y su curia enriquecida y corrupta.  Cuando Maquiavelo escribe El Príncipe y éste libro se publica a principios del siglo XVI, ya América ha sido “descubierta” por los europeos, es decir, ha sido invadida y conquistada a fuerza de cañones, de alabardas, de arcabuces, de espadas y de biblias, y en poco tiempo más el oro americano [obtenido con el trabajo esclavizado de los aborígenes] llenará a raudales las tesorerías españolas, inglesas, francesas y vaticanas.

principemaquiavelo

Maquiavelo viene caminando desde hace cinco siglos por los senderos de la Política, de la Filosofía  y de la Moral y puede sentarse cualquier día en nuestra mesa, para hablar de los tiempos pasados y del tiempo futuro.

Si Nicolás Maquiavelo estuviera sentado en mi biblioteca cualquiera de estas tardes, le preguntaría ¿porqué en Política es preferible sujetarse a los hechos, a los fríos y duros hechos, antes que permanecer en la nebulosa de las promesas y en la fragilidad de las palabras y de los anuncios?  Y me contestaría que el fundamento de la práctica política se encuentra en la “veritá effetuale”, es decir que son los hechos la fuente de la verdad, la verdad fáctica de los acontecimientos tal como ocurren y no como quisieramos que ocurran.

Solo cuando dejamos de lado las ilusiones de la propaganda, de la aritmética electoral y de la ingeniería política, cuando miramos más allá de los colores deslumbrantes de la publicidad y el mercadeo comunicacional y de la “política espectáculo”, entendemos con Maquiavelo que los seres humanos puestos  arriba de la escena en el teatro de la política, se comportan movidos por profundos intereses y ambiciones de poder, intereses que se traducen en definitiva en gloria, prestigio o dinero.

La política también es una puesta en escena, y cada uno de los ciudadanos sabe -o debiera saber- si dentro de este teatro de la política, está ubicado en el escenario, en la platea o en las galerías.  En este teatro de la política y como ciudadano, ¿eres espectador o eres protagonista?

Existe en el trasfondo de la obra política de Maquiavelo una cierta mirada pesimista del quehacer humano, un dejo de desesperanza frente al ser humano en el poder.  Para Maquiavelo la política es poder, siempre es poder: poder para conquistar, poder para conservar y poder para prevalecer.

Puesto en la época de cambio de época del siglo XXI, la fuerza racional de las ideas de Maquiavelo viene de su capacidad para entender la política como realmente ocurre, como se ejecuta en la práctica, y de ahí su contenido profundamente humano.  Visto con los ojos de Maquiavelo, nada hay más humano que la política. un despliegue de ambición, de intereses, de astucia y de suerte cuyo resultado es casi siempre imprevisible.

Y uno situado en el tercer milenio, tiene hoy el derecho a pensar que la mirada maquiavélica es cierta, es brutalmente real, pero no es la única manera de ver a los seres humanos y a la política.

Pero entonces, le pregunto: “¿estos intereses de poder, quieren decir que no es posible encontrar en el teatro de la política a ningún actor que se mueva impulsado por el deseo o el sentido del servicio público?”  Y me respondería que “al interior del sentido del servicio público existe siempre alguna forma de moral de la dedicación al público, a los ciudadanos, una vocación más o menos sincera de contribuir al bien público y al interés general, pero que junto a esa vocación subyace también y siempre una legitima ambición de dominio y de poder…”

La política es entonces lo que es, como fuerza y como idea puesta al servicio de la razón, como diálogo siempre posible entre dos razones distintas, como potencia puesta a disposición del poder y como poder puesto al servicio de la razón.

Los hechos son como las piedras: fríos y duros.

Manuel Luis Rodríguez U.

plume