Reinventar la izquierda en el siglo XXI: un diálogo Norte-Sur

Una sugerente ambigüedad habita el título de este libro, en el que el verbo “reinventar” parece tener al mismo tiempo dos valores diferentes.

Uno descriptivo: el de nombrar lo que un conjunto de experiencias políticas recientes ha hecho o viene haciendo (sobre todo aquí, en la América Latina posterior al estallido del orden “neoliberal” que, con diversas variantes y matices, había dominado toda la región durante el último cuarto del siglo pasado) con las tradiciones políticas que solemos nombrar con la palabra “izquierda”.

Reinventar-la-izquierda-en-el-siglo-XXI-copia

Y otro prescriptivo: el de indicar lo que sería conveniente o necesario hacer con esas tradiciones, o a partir de esas tradiciones, para ponerlas a la altura (aquí y por todos lados, aunque en primer lugar, claro, en la vieja Europa donde la propia idea de “izquierda” inició hace algo más de dos siglos su jornada) de los desafíos de los nuevos tiempos. Que son tiempos de redefinición de la lógica de funcionamiento de la economía, desde ya, pero también, de la mano de esa redefinición (aunque había que cuidarse de convertir ese “de la mano” en la coartada o el pretexto de ningún causalismo apresurado), de trastrocamiento de las coordenadas de la vida social y cultural en su conjunto, de las formas de pensarse los problemas de la identidad individual y colectiva, los lazos de solidaridad y las miradas sobre el futuro.

Eso: el futuro, estuvo siempre en el corazón de los pensamientos que solíamos llamar “de izquierda”. Que no eran pensamientos de la gestión del mundo, del presente, sino pensamientos que buscaban en ese presente siempre injusto pero siempre –en virtud de esa misma injusticia que hacía necesaria su crítica y su amonestación– preñado de esperanza, las grietas por donde la promesa de una redención final de la humanidad pudiera hacerse audible y organizar las acciones de los hombres en el tiempo.

Lea y descargue aquí el libro:

ReinventarLaIzquierda

Anuncios

“Necesitamos una fuerte movilización social que incida en la Reforma Educacional” – Camila Vallejos -Claves Magazine

La ex líder estudiantil dijo que se requieren propuestas para evitar que los cambios terminen “en una cocina en el Senado”. Explicó que parte de las demandas sociales ya han sido legisladas, pero aún no se implementan completamente señaló en entrevista a La Tercera.

2298667-camila-vallejo-300x150

Por Flor Guzmán C

———-Hoy se llevó a cabo la marcha de la CUT, a la que también se plegaron profesores y estudiantes. Estos últimos anunciaron una nueva “ofensiva” por la educación, lo que actualmente mantiene a más de 20 colegios en toma en algunas ciudades del país. El ambiente podría tensionarse aún más si las federaciones de estudiantes universitarios votan a favor el llamado de la Confech de sumarse a un paro nacional indefinido a partir de mañana. Con esta estrategia los actores sociales buscan trasladar la discusión a las calles, tal como ocurrió en 2011, con los universitarios, y en 2006 con la “revolución pingüina”. Desde del oficialismo y en su actual condición de diputada del PC, la ex presidenta de la Fech, Camila Vallejo, valora la reacción del movimiento estudiantil y destaca la fuerza de sus demandas. “Me parece legítimo que los estudiantes, de manera organizada, luchen por las causas que consideran que son justas y que son necesarias para mejorar la educación pública”.

Los estudiantes dicen presionar por demandas que no han sido consideradas y anuncian un paro indefinido, ¿cómo evalúa esto?

Este es un desafío país y me parece que así lo entienden, porque viven la educación pública en su interior y saben que necesitan una nueva estructura de financiamiento. Por lo tanto, es importante que el gobierno vaya concretando mucho más esto, que hasta el momento ha sido un espacio para estudiar un nuevo mecanismo de financiamiento. En cuanto a la movilización, sus fórmulas ya son conocidas y me parece que el objetivo que buscan todos lo compartimos.

¿Cree que aún hay muchas demandas estudiantiles que no han sido concretadas, no sólo en educación superior, sino en escolar y otras materias?

Hay muchas demandas que ya han sido legisladas, pero todavía no se implementan. Entonces queda la sensación de que no se está cumpliendo, porque muchas empiezan implementarse el próximo año, unas cuantas se han implementado este 2016 y quedan obviamente temas pendientes. Uno de los principales aspectos pendientes es toda la reforma a la educación superior y, además, desmunicipalización y el cambio al financiamiento de la educación escolar. Temas pendientes que tienen que cumplirse en este período de gobierno. Ahora, la sensación de no avance puede también deberse a la  gradualidad y los tiempos que requieren los cambios. Hay modificaciones que son mucho más estructurales y que van a tener que ir un poco más lento con la implementación.

¿Cree que el movimiento estudiantil tomará un giro como el de 2011, aumente su fuerza y se extiendan las tomas y paros?

Creo que necesitamos una fuerte movilización social en esta materia, que logre incidir y establecer los marcos de lo que debiese ser la discusión de la reforma educacional, para que no termine en una cocina en el Senado. El rol del movimiento social es muy importante. No solamente por el hecho de manifestarse, sino de recordar por qué estamos luchando y por qué estamos debatiendo lo que se debate hoy en materia educacional. Esto no salió por simple ocurrencia de una autoridad política, sino que salió de una demanda de las calles. Eso hay que recordarlo, pero no sólo con consignas, sino con propuestas e incidencia en el plano legislativo que nos permitan que esto no termine en una cocina o en una legitimización del actual modelo de mercado.

¿Qué le parece que se le haya dicho a los rectores que no habrá un  cambio estructural al sistema de financiamiento en la educación superior, considerando que es una de las principales demandas de académicos y estudiantes?

Pediría que (el Mineduc) esclarezca a qué se refieren con que no va a haber un cambio estructural a la política de financiamiento, porque ya se han introducido cambios al menos en el tema de financiamiento estudiantil. La Presidenta ha comprometido que la gratuidad va a ir sin créditos ni becas y hubo ya mediante Ley de Presupuestos un cambio semiestructural en esto que se tiene que profundizar con el financiamiento institucional.

¿Apostaría por cambiar el CAE y que los fondos vayan a gratuidad y aportes basales?

Hemos dicho que hay que desmercantilizar la educación e ir combatiendo esta lógica de competencia que se produce por la captación de recursos por estudiante. Esa lógica ha sido muy perversa para la educación, por lo tanto, la gratuidad requiere que no haya esta política de competencia, que sea un financiamiento directo y que esté acompañado de fondos que apunten al mejoramiento de la calidad de las instituciones. Sin esos recursos permanentes y asociados a un proyecto educativo de desarrollo país, creo que no vamos a hacer el cambio de paradigma que buscamos y no vamos a lograr desmercantilizar la educación.

¿Se puede considerar que la gratuidad sienta las bases hacia un cambio estructural?

Cuando la gratuidad empieza a asociar requisitos para su entrega a las instituciones de calidad y de compromiso con la educación y no con fines propios o de negocio, hay un cambio de lógica y de paradigma. Sí creo que tiene que ir asociado a más requisitos, como democracia interna, pluralismo y autonomía de las instituciones. También a la entrega de recursos del Estado a instituciones que si dicen tener fines públicos, entonces tienen que demostrarlo./La Tercera

“Crímenes de odio” contra las mujeres chilenas

Montserrat Rollano. Santiago. 05/016. Gobierno quiere aumentar penas para agresores. Irracionalidad y crueldad con la que son atacadas, es algo cada vez más común. “No podemos continuar tolerando este tipo de hechos” dijo Ministra del Sernam.

“En Chile no hay espacio para los cobardes que atacan a las mujeres” estableció la Presidenta Michelle Bachelet tras visitar a Nabila Rifo, la mujer de 28 años que fue brutalmente agredida en Coyhaique, presumiblemente por su ex pareja, y a quien al cierre de esta edición se le había realizado una cirugía reconstructiva facial y oftalmológica porque su agresor le fracturó la mandíbula y los pómulos y le sacó los globos oculares.

Una noticia que no dejó indiferente a las autoridades y a la opinión pública, debido a la crueldad y el ensañamiento del que fue víctima la mujer. Pero el caso de Rifo no es la primera agresión de éstas características. En septiembre de 2013, la ciudad de Punta Arenas se conmocionó frente al ataque a Carola Barría, una mujer a quien su ex pareja, luego de atacarla numerosas veces con un arma blanca, le arrancó los ojos.

En lo que va de este año, se han producido 14 femicidios. Casos brutales como prender fuego a mujeres, descuartizamientos o arrebatarles los ojos aparecen más de una vez en la escena.

Según explicó la presidenta de la Corporación Humanas, Carolina Carrera, desde un tiempo a esta parte hay un aumento del nivel de crueldad y brutalidad de los ataques hacia mujeres. En declaraciones a El Siglo, la sicóloga manifestó que “si vamos mirando desde hace un par de años, lo que vemos en los femicidios y en los femicidios frustrados es más ensañamiento en la manera en que se hace. Tenemos mujeres mutiladas, mujeres violadas, mujeres quemadas. Hemos tenido mujeres que las mutilan y esconden sus cuerpos despedazados. La verdad es que estamos casi en lo que uno conocía como crimen de odio. Y este crimen de odio es producto del género, es producto de ser mujer y eso es lo más tremendo, que nos horroriza” afirmó.

A juicio de Carrera, este tipo de actos se explican en parte debido a que nuestro país “presenta una estructura tremendamente patriarcal, social, política, que discrimina a las mujeres y que lo que nos da cuenta es del lugar simbólico y material de subordinación en que se nos pone. Esto quiere decir en definitiva, que una mujer es un objeto al cual se puede castigar, al cual se puede golpear, al cual se puede matar”.

La directora del Instituto Nacional de Derechos Humanos (INDH), Lorena Fries, dijo en T13 Radio que este tipo de agresiones “tienen en su base un problema cultural de una sociedad patriarcal, discriminatoria. En esos términos es que la salida judicial no va a dar abasto”.

La directora del INDH aseguró que “tenemos un problema grave de derechos humanos. En materia de violencia en contra de las mujeres los tratados obligan al Estado a ser diligentes para proteger a las mujeres de terceros. Implica tener buena investigación, medidas de protección, sanción y rehabilitar a las personas”.

Una visión compartida por la ex ministra del Sernam, Laura Albornoz , quien requirió medidas concretas en torno a la violencia contra las mujeres, haciendo una comparación con las sanciones para otros delitos que atentan contra la propiedad. “¿Hay un delito de mayor connotación pública que la violencia que están sufriendo las mujeres al interior de los hogares? ¿Tiene más importancia en Chile el robo de un 4×4 o un portonazo que la vida y la integridad física de una mujer madre de cuatro hijos?”, señaló en entrevista con Radio Cooperativa.

Modificaciones a legislación de violencia intrafamiliar

Tanto la Presidenta Michelle Bachelet, como la Ministra del Servicio Nacional de la Mujer (Sernam), Claudia Pascual, plantearon que se tomarán medidas y se enviarán al Congreso iniciativas para reforzar la lucha para enfrentar la violencia contra las mujeres, aumentar penas a los agresores y reforzar la legislación en materia de violencia intrafamiliar.

Claudia Pascual, sostuvo que “para enfrentar este flagelo, la Presidenta anunció que se modificará la actual legislación de violencia intrafamiliar, y el Gobierno patrocinará mociones para contribuyan a la agilidad que deben tener las tramitaciones judiciales”.

La titular del Sernam se refirió a los casos de connotación pública ocurridos en los últimos días, particularmente en Tocopilla, Santiago y Molina: “Lamentamos, una vez más, tener que referirnos a actos violencia en contra de mujeres del país”. Y dijo que “en nuestro país no podemos continuar tolerando este tipo de hechos; como Gobierno vamos a trabajar fuertemente por mejorar la coordinación interinstitucional para erradicar de nuestra sociedad este tipo de situaciones”.

El viernes, en la Comuna de Molina, Karina Vargas Cisternas, fue atacada por su pololo. A su vez, en la ciudad de Tocopilla, Sofía Cortés, también fue fuertemente agredida. En tanto en Santiago, la joven transexual, Litzi Odalis Parrales, fue asesinada.

En el marco de los recientes anuncios presidenciales, Claudia Pascual aseveró que “condenamos todos los casos de violencia contra las mujeres y de género, es por eso que se ha comprometido la modificación de la Ley Violencia Intrafamiliar, que nos permitirá aumentar las penas a los agresores, también ampliar la nociones de violencia contra la mujeres”.

“Queremos abordar los nudos críticos de la actual legislación de violencia intrafamiliar, pero también ampliar el espacio de acción, porque la violencia contra las mujeres no solo es entre parejas y ex parejas; sino que existe acoso sexual callejero, violencia económica, en espacio público, y contra la identidad de género”, estableció la Ministra del Sernam.

Fuente: El Siglo.

La educación superior en Chile es la más cara del mundo: reflexiones en este día 11 de abril

La educación en Chile vive un período crítico, el proceso de privatización, descentralización  y financiamiento impulsado en el año 1981 por el gobierno militar, ha significado el endeudamiento progresivo de la familia chilena, particularmente en la etapa universitaria de los hijos. Diversos estudios han evidenciado que Chile es el país con mayor aporte familiar en educación  y que además cuenta con el sistema educativo más privatizado del mundo.

Ello se explica, porque el tipo de financiamiento de la educación impuesto durante los años 80 en Chile se orientó a la disminución  progresiva de la responsabilidad del Estado. En la actualidad las familias aportan en promedio con el 90% aprox.  del financiamiento del sistema de educación, mientras que el Estado sólo aporta con un 16,1% , en este sentido estamos muy lejos de la importancia otorgada a la educación en los Estados pertenecientes al  OCDE (Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico), en donde el 70% del financiamiento de la educación de estos países  corresponde a financiamiento estatal y sólo  30% a fuentes  privadas.

 Al mismo tiempo, de acuerdo a la OCDE, la educación superior en nuestro país  es la más cara del mundo, los aranceles universitarios que paga el alumno, son más que el doble que EEUU, el triple de México, cinco  veces más que en España y dieciocho veces más que en Francia. Es decir Chile no sólo es uno de los países donde el financiamiento de la educación recae en un mayor porcentaje en el presupuesto familiar, sino además, agudizando lo anterior, en nuestro país las familias pagan los valores más altos del mundo en educación superior.

En este esquema de financiamiento las universidades privadas que se promueven como facilitadoras del acceso a la educación superior han construido un modelo de negocio que recibe no sólo el dinero de las familias, sino además financiamiento del Estado a través del CAE  (Crédito con Aval del Estado). En esta lógica de financiamiento privado y de autofinanciamiento  las universidades del Estado han sufrido los efectos de la reducción progresiva del aporte estatal que disminuyó desde un 80% en el año  1980 a un 16,1 %  en el año 2012. Esto ha implicado poner en juego no sólo la reconocida calidad de la educación pública en Chile, sino además el aumento considerable de sus  aranceles.

Si a la compleja situación en que se encuentran las familias que anhelan educación para sus hijos, agregamos los resultados del reciente estudio de la OIT (Organización Internacional del Trabajo) que señala que Chile se encuentra entre las naciones medias-bajas de ingreso promedio mensual ( $490  mil pesos), nos encontramos con que un alto porcentaje de ciudadanos (aprox. 60%) no puede pagar el costo de la educación, lo que implica niveles de endeudamiento familiar tan altos que día a día hacen peligrar la estabilidad del presupuesto familiar y muchas veces hacen insostenible la posibilidad de proseguir estudios y concluir carreras a miles de estudiantes chilenos que ven frustradas sus metas de educación superior.

En definitiva nuestro sistema de educación superior es un sistema que pone en riesgo la idea de la educación como un derecho y al Estado que garantice este derecho. Pues,  en el hecho concreto la familia promedio chilena debe financiar la totalidad de la educación de sus hijos tanto si estudia en una universidad privada como estatal.

En consecuencia la demanda de educación pública y gratuita no se refiere a lo que se ha señalado engañosamente con la frase: “Es injusto que el Estado financie la educación de los más ricos”, pues diversas modalidades de financiamiento aseguran mayor equidad, de hecho en Chile existió hasta el año 1980 el arancel diferenciado, el cual promovía que los estudiantes financiaran sus estudios a partir de sus ingresos familiares, permitiendo que un alto porcentaje de estudiantes accediera a educación pública de calidad, completamente gratuita o parcialmente gratuita. 

Estos temas tan relevantes para la ciudadanía en general, resultan particularmente críticos para la comunidad magallánica, la que se enfrenta a un doble esfuerzo cuando se trata de financiar estudios universitarios. Es por ello que urge implementar un sólido sistema de educación superior en la región que permita que los estudiantes magallánicos accedan a educación gratuita y de calidad con una amplia oferta académica, ya no bajo la lógica de la oferta y la demanda, sino bajo el principio de posibilitar a los jóvenes una verdadera  libertad de oportunidades.  Lo que sin duda, se constituirá  en una oportunidad de desarrollo para la región, contribuyendo no sólo al logro personal, sino principalmente al progreso  de toda una sociedad.

EQUIPO DE COMUNICACIONES

CELULA HUMBERTO AGUILA

PARTIDO COMUNISTA DE CHILE – REGIONAL MAGALLANESacolores

El centro del debate político actual desde la izquierda

Para un amplio espectro de ciudadanos de izquierda y progresistas en el Chile de hoy, el centro del debate gira en torno a dos cuestiones esenciales:  la naturaleza y contenido del programa de cambios en cuanto reflejo de las demandas ciudadanas y aspiraciones del movimiento social y el tipo de coalición que permita configurar una nueva mayoría social y política, para impulsar los cambios de fondo en el país y que vayan en una dirección no-neoliberal.

Para la izquierda hoy entonces, la forma cómo se organizó o produjo el atentado del 6 de septiembre de 1986 contra el tirano Pinochet no es más que un importante dato histórico, pero que no encuentra correlato en la agenda política del presente.  Su solo enunciado incluso, viene a tensar innecesariamente la perspectiva de la unidad más amplia posible de la oposición, para asegurar una mayoría parlamentaria y avanzar hacia un gobierno de nuevo tipo, a través de la más amplia e inclusiva mayoría social y política.

Que el FPMR haya realizado tal o cual acción en 1986, o que haya sido la dirección militar del Partido Comunista quién haya ordenado la ejecución del atentado al dictador, resulta entonces un tópico de poca relevancia pero de alto impacto mediático e ideológico en el momento político actual ya que, además, entrega gratuitamente argumentos a los sectores anticomunistas que subyacen en muchos ámbitos de la política y de la oposición.

Nadie puede negar que existe en Chile todavía un anticomunismo subyacente, una suerte de discurso bipolar que se quedó “pegado” a la lógica y la retórica de la guerra fría y que asocia a los comunistas con el extremismo o con el violentismo, y por lo tanto reactivar la polémica sobre el atentado contra el dictador en 1986, poco suma a la perspectiva de construir una mayoría política y social que impulse consistentemente los cambios que demandan la ciudadanía y los movimientos sociales.

Manuel Luis Rodríguez U.

editor15

Conversaciones con Maquiavelo

Tantos siglos pasados de silencio y distorsión.  Tantos años acumulados de ocultamiento y de comentarios despectivos, de burdas interpretaciones, de temor oculto.   Le temen a Maquiavelo: tanto, que se niegan a reconocer que lo leen, lo estudian y encuentran siempre razones profundas en sus perturbadoras lecciones de vida y de experiencia.

Maquiavelo el silenciado; Maquiavelo el denostado… Maquiavelo el Maldito…Niccolo Machiavelli…

Y sin embargo, el Secretario de la República florentina, silencioso y laborioso detrás de los espesos muros del Palazzo Vecchio, desde donde gobierna la Signoría, hace advertencias e imparte consejos con la simple sencillez del que posee verdades forjadas en la experiencia del acero de los cañones de la guerra y la certeza de su pluma en la política.

Entre 1498 y 1512, Niccolo Machiavelli era el secretario de confianza de la República de Florencia.

El paso del siglo XV al siglo XVI, resulta un formidable momento de cambio de época donde los reyes españoles derrotan a los musulmanes en España, el Papa reparte entre España y Portugal el inmenso territorio de América, los navegantes portugueses llegan a Asia, Hernando de Magallanes pasa del Atlántico al Pacífico, comienza el comercio de negros africanos hacia América, se fortalece el imperio árabe de Suleiman en el Mediterráneo, España y Francia se reparten Italia, Miguel Angel Buonarotti pinta el techo de la Capilla Sixtina del Vaticano, Francisco Pizarro invade y destruye el imperio inka, Hernán Cortés ocupa y destruye el imperio azteca y Lutero y Calvino inician la Reforma protestante.

Maquiavelo en pleno siglo XVI, recoge el sentimiento nacional que surge en los pueblos italianos y reclama contra las divisiones de las regiones y comarcas y asume y denuncia que una de las causas del quiebre de la unidad italiana es la existencia de los Estados pontificales, Estados políticamente organizados con ejércitos y recaudadores de impuestos para beneficio del Vaticano y su curia enriquecida y corrupta.  Cuando Maquiavelo escribe El Príncipe y éste libro se publica a principios del siglo XVI, ya América ha sido “descubierta” por los europeos, es decir, ha sido invadida y conquistada a fuerza de cañones, de alabardas, de arcabuces, de espadas y de biblias, y en poco tiempo más el oro americano [obtenido con el trabajo esclavizado de los aborígenes] llenará a raudales las tesorerías españolas, inglesas, francesas y vaticanas.

principemaquiavelo

Maquiavelo viene caminando desde hace cinco siglos por los senderos de la Política, de la Filosofía  y de la Moral y puede sentarse cualquier día en nuestra mesa, para hablar de los tiempos pasados y del tiempo futuro.

Si Nicolás Maquiavelo estuviera sentado en mi biblioteca cualquiera de estas tardes, le preguntaría ¿porqué en Política es preferible sujetarse a los hechos, a los fríos y duros hechos, antes que permanecer en la nebulosa de las promesas y en la fragilidad de las palabras y de los anuncios?  Y me contestaría que el fundamento de la práctica política se encuentra en la “veritá effetuale”, es decir que son los hechos la fuente de la verdad, la verdad fáctica de los acontecimientos tal como ocurren y no como quisieramos que ocurran.

Solo cuando dejamos de lado las ilusiones de la propaganda, de la aritmética electoral y de la ingeniería política, cuando miramos más allá de los colores deslumbrantes de la publicidad y el mercadeo comunicacional y de la “política espectáculo”, entendemos con Maquiavelo que los seres humanos puestos  arriba de la escena en el teatro de la política, se comportan movidos por profundos intereses y ambiciones de poder, intereses que se traducen en definitiva en gloria, prestigio o dinero.

La política también es una puesta en escena, y cada uno de los ciudadanos sabe -o debiera saber- si dentro de este teatro de la política, está ubicado en el escenario, en la platea o en las galerías.  En este teatro de la política y como ciudadano, ¿eres espectador o eres protagonista?

Existe en el trasfondo de la obra política de Maquiavelo una cierta mirada pesimista del quehacer humano, un dejo de desesperanza frente al ser humano en el poder.  Para Maquiavelo la política es poder, siempre es poder: poder para conquistar, poder para conservar y poder para prevalecer.

Puesto en la época de cambio de época del siglo XXI, la fuerza racional de las ideas de Maquiavelo viene de su capacidad para entender la política como realmente ocurre, como se ejecuta en la práctica, y de ahí su contenido profundamente humano.  Visto con los ojos de Maquiavelo, nada hay más humano que la política. un despliegue de ambición, de intereses, de astucia y de suerte cuyo resultado es casi siempre imprevisible.

Y uno situado en el tercer milenio, tiene hoy el derecho a pensar que la mirada maquiavélica es cierta, es brutalmente real, pero no es la única manera de ver a los seres humanos y a la política.

Pero entonces, le pregunto: “¿estos intereses de poder, quieren decir que no es posible encontrar en el teatro de la política a ningún actor que se mueva impulsado por el deseo o el sentido del servicio público?”  Y me respondería que “al interior del sentido del servicio público existe siempre alguna forma de moral de la dedicación al público, a los ciudadanos, una vocación más o menos sincera de contribuir al bien público y al interés general, pero que junto a esa vocación subyace también y siempre una legitima ambición de dominio y de poder…”

La política es entonces lo que es, como fuerza y como idea puesta al servicio de la razón, como diálogo siempre posible entre dos razones distintas, como potencia puesta a disposición del poder y como poder puesto al servicio de la razón.

Los hechos son como las piedras: fríos y duros.

Manuel Luis Rodríguez U.

plume

Glosas al Manifiesto – Comentarios al primer capítulo del Manifiesto Comunista – Las glosas azules

El movimiento socialista y comunista creado a mediados del siglo XIX por Marx  y Engels y el movimiento obrero y sindical del siglo XX se fundan en un texto ícono de la literatura política de la modernidad: el Manifiesto del Partido Comunista, texto publicado en 1848 fue una proclama  encargada a Carlos Marx y Federico Engels por la Liga de los Comunistas, escrita entre 1847 y 1848.

Lea y descargue aquí el ensayo:

GLOSAS AL MANIFIESTO COMUNISTA – LAS GLOSAS AZULES