El pueblo como sujeto político y como significado retórico

Se usa poco en estos tiempos post-modernos la palabra “pueblo”.  Como que los políticos de izquierda o progresistas le han tomado miedo a la palabra “pueblo” y, aprisionados o adormecidos en el lenguaje tecnócrata de los especialistas, prefieren hablar de los “quintiles más desfavorecidos”, de las “personas más necesitadas”, de los “segmentos inferiores” y de la “gente”.

En sus remotos orígenes europeos, en Roma y en Grecia, la palabra “populus” hacía referencia al pueblo, o sea a la clase más numerosa, a la plebe, al vulgo.  En la Grecia clásica, el “demos” era la clase social dotada de derechos políticos, excluyendo a los libertos y a los esclavos.

En la revolución francesa y en las revoluciones americanas del siglo XIX, el “pueblo” se asoció con la plebe, con la multitud desordenada de sujetos pobres, dependientes.  Una extensa literatura latinoamericana abunda sobre los gañanes y peones, hombres de extracción popular que trabajaba sin derechos sociales ni políticos.  Las repúblicas independizadas del imperio español, se forjaron desde el siglo XIX sobre una oligarquía terrateniente y mercantil cuyo poder económico y político excluía al pueblo.

En algún momento además durante las guerras de la independencia latinoamericana, las clases dirigentes de criollos patriotas se apropiaron del concepto y se autoproclamaban como el “pueblo” que luchaba por su emancipación, cuando en realidad dejaban en el silencio a los campesinos y obreros que formaron la tropa de las milicias y ejércitos que la conquistaron.   Aquella apropiación oligárquica y burguesa de la palabra “pueblo” en el siglo XIX, encuentra su correlato en el presente donde los empresarios y dueños del capital no dudan en presentarse como “hombres de trabajo”.

En la literatura socialista y marxista, el pueblo fue el sujeto político fundamental, pero dentro de la ortodoxia linguistica apareció la noción de clase, en este caso “clase trabajadora” que, a su vez, se acompañó de la noción de “proletariado”, quedando la palabra “pueblo” situada en los márgenes e intersticios de la retórica socialista, comunista y anarquista como un concepto genérico que se refiere a la población pobre y no propietaria de una sociedad.   Lo popular se refiere a pobreza material, a una condición en que hay que trabajar para su sustento sin contar con el capital, sino con

Tenemos derecho a reivindicar el uso del concepto de pueblo. 

Los más pobres, los más explotados, la multitud de personas humildes que sufren la explotación, la discriminación y las injusticias y desigualdades del sistema de dominación capitalista.  Es pueblo todo aquel que vive de su trabajo y que trabaja, todo aquel que siente que su condición subordinada le obliga a sacrificarse y esforzarse por surgir, aquel que se siente discriminado en sus derechos.

Manuel Luis Rodríguez U.

Anuncios

Un comentario en “El pueblo como sujeto político y como significado retórico

  1. Pingback: Anónimo

Escríbenos un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s