Contribuciones para un análisis de la crisis del modelo neoliberal

Material de estudio desde un análisis sobre la crisis del modelo neoliberal actualmente dominante.  

¡A pesar de los denodados esfuerzos de los especialistas, académicos, profesionales, ideólogos, pensadores, gerentes y grandes comunicadores del orden actualmente dominante, el sistema neoliberal se encuentra en medio de una crisis a escala global, más bien dicho de una combinación inédita de un conjunto de crisis.    Proponemos algunos elementos conceptuales para un análisis diagnóstico de la crisis del modelo neoliberal, desde una perspectiva ideológica.
 
Manuel Luis Rodríguez U.

Descargue, lea, informese y forme su propia opinión:plume

LA CRISIS DEL MODELO NEOLIBERAL

La versión chilena de la acumulación originaria del capital

¿Quién dijo que Carlos Marx estaba “pasado de moda”?

En el capítulo XXIV de El Capital, Carlos Marx describe el proceso histórico de despojo violento y expropiación de las tierras de los campesinos en la Europa feudal y la creación de las condiciones para la instalación del orden capitalista.   Una parte de ese proceso violento y brutal de robo, invasión y violencia contra los campesinos e indígenas, ocurrido en los siglos XV y XVI fue la ocupación, colonización y saqueo de las tierras de los pueblos originarios de Africa y América.

Escribe  Carlos Marx en el capítulo mencionado: “el descubrimiento de los yacimientos de oro y plata en América, el exterminio, la esclavización y sepultación de la población indígena en el laboreo de las minas, el comienzo de la conquista de las Indias Orientales, la transformación de Africa en coto para la cacería comercial  de negros, caracterizó la rosada aurora de la era de la producción capitalista.”  (Marx, C.: El Capital.  Crítica de la Economía Política, Vol. I, cap. XXIV, p. 638. México, 1999.  Fondo de Cultura Económica).

En Chile este proceso de despojo violento y prolongado de las poblaciones originarias tuvo dos momentos históricos: en la conquista inicial desde el siglo XVI en adelante, cuando los invasores españoles se repartieron las tierras de los aborígenes con sus aborígenes incluidos (dando forma a las encomiendas); y durante la segunda mitad del siglo XIX, cuando el Estado de Chile promovió sistemáticamente en Europa la llegada de colonos extranjeros a las tierras australes (Araucanía y la Patagonia), expropió, despojó, subdividió y entregó esas tierras a  nuevos propietarios privados, durante el período de los llamados “gobiernos liberales”.

ACUMULACION ORIGINARIA EN LAS TIERRAS AUSTRALES EN NOMBRE DEL PROGRESO: EJERCITO NACIONAL PARA ELIMINAR, COLONOS EXTRANJEROS PARA POBLAR

El proceso de acumulación originaria del capital en Chile en el siglo XIX, tuvo las características asociadas a  una economía capitalista incipiente, monoproductora y de subsistencia, dependiente del capital inglés, y a la presencia en el territorio austral de importantes poblaciones originarias que se negaron a adaptarse a las nuevas formas de explotación resistiendo la presencia chilena de distintos modos.  En la Araucanía fueron enfrentamientos abiertos y en la Patagonia fueguina los selknam cazaban las ovejas para alimentarse, puesto que había sido desarraigado el guanaco que les servía de subsistencia. 

La mentalidad positivista y darwinista del siglo xix justificaba una mirada peyorativa del indio como un salvaje inculto que desconocía el trabajo, como un ser que necesitaba ser civilizado y forzado a recibir la cultura chilena para que se convierta en “un ser util a la sociedad”.  Una buena parte de la elite gobernante e intelectual chilena entre la primnera y la segunda mitad del siglo XIX, desde Camilo Henriquez hasta José Victorino Lastarria, pasando por el historiador Francisco Encina, comulgaban con esta doctrina del buen hombre chileno que tenía el deber de civilizar a esos incultos y brutales salvajes aborígenes.  Un trasfondo ideológico y religioso católico también sirvió para justificar y alimentar esta visión clasista y hasta racista de los chilenos acerca de los pueblos originarios durante el siglo XIX.

¿CUANTO CUESTA UN INDIO?

Desde 1860 y 1870 en adelante y hasta principios del siglo XX, el proceso de arrasamiento de las comunidades aborígenes fue sistemático y tuvo el aspecto de una guerra de exterminio.  Mientras el militar Cornelio Saavedra y las tropas del Ejército chileno entraba a las tierras mapuche del sur para “pacificar”, ocupar y proceder al despojo territorial, en la Patagonia chilena y en la Tierra del Fuego en especial, desde 1880 y 1890 los nuevos terratenientes instalados por el Estado de Chile y financiados por el capital inglés, pagaron a mercenarios para que cazaran a los selknam que poblaban las pampas fueguinas desde hace 4.000 años: se pagaba una libra esterlina por oreja, por nariz o por el cuerpo del infortunado baleado.

Lo que hicieron los militares chilenos en la Araucanía, lo hicieron a su modo los mercenarios de los ganaderos y buscadores de oro de la Tierra del Fuego en la Patagonia.  La invasión nacional-estatal chilena sobre los territorios aborígenes fue parte de un dispositivo político, económico y militar de intervención y de expropiación de las tierras para convertirlas en territorios aptos para la explotación capitalista.

Coincidentemente con la entrada de las tropas chilenas en las tierras mapuche en la década de 1870, en Argentina el gobierno de Nicolás Avellaneda pone en marcha el “plan Roca”, una campaña de exterminio de los indios hacia el Rio Negro en la frontera patagónica austral, desplegando unidades de caballería e infantería (5.000 efectivos) dotadas de fusiles Remington. ¿El premio para los soldados argentinos? Una porción de tierra a todo soldado que hubiese participado en la matanza generalizada.  Solo que esos soldados terminaron vendiendo a vil precio su lote de tierra mapuche a los grandes estancieros que ya se estaban instalando. (Bustinza, Greco: Historia de Argentina. Los tiempos contemporáneos. Argentina y el mundo. B. Aires, 1997. AZ Editores, p. 115).

Argentina exterminó miles de indios en las últimas décadas del siglo XIX y resolvió el “problema del indio”.   Pero llegaron los colonos extranjeros y pudieron instalar sus estancias ganaderas y cobrar su lana en libras esterlinas en el mercado inglés.

En la Araucanía y en la Patagonia austral el modo de actuar del Estado chileno fue el mismo: se destinaron recursos para la cacería y el desarraigo de los aborígenes, se incentivó la inmigración de colonos europeos (el consulado de Chile en Burdeos, Francia, les ofrecía tierras, maderas y herramientas para que vengan a Magallanes) y se procedió a entregar en concesión las tierras recien despejadas de indios a los nuevos colonos. Así se constituyó en Magallanes el latifundio ganadero más extenso del mundo: la Sociedad Explotadora de Tierra del Fuego llegó a tener 1 millon de hectáreas de tierras para criar ovejas y vender la lana en el mercado inglés.

Y así como en las tierras y bosques del sur se les destinaba a los mapuche a vivir en reducciones, en la Patagonia, los gobiernos “liberales” y los terratenientes ganaderos le entregaron a los curas salesianos varios miles de indios fueguinos sobrantes (niños, mujeres, ancianos y otros sobrevivientes de la cacería), para que los “civilizaran” y evangelizaran en colonias salesianas situadas en la Isla Dawson (premonitorio lugar…) y en Rio Grande (Argentina). 

Allí fueron a morir de desarraigo, de melancolía y de contagio con las enfermedades de los blancos, los últimos tristes restos de los selknam fueguinos de la Patagonia…aunque naturalmente,  los niños selknam en esas colonias aprendieron a rezar y a cantar en latin…pero la lengua selknam la hemos perdido definitivamente…

Un siglo después, los mapuche siguen resistiendo, pero no queda ni un solo aborígen selknam en la Patagonia chilena o argentina, gracias a los métodos de exterminio que hicieron posible la acumulación originaria y la explotación capitalista en esta parte del mundo.

Manuel Luis Rodríguez U.

Lea y descargue aquí el ensayo completo:

LA VERSION CHILENA DE LA ACUMULACIÓN ORIGINARIA DEL CAPITAL

editor15

Trabajo, consumismo y nuevos pobres – Zygmunt Baumann

El libro TRABAJO, CONSUMISMO Y NUEVOS POBRES del pensador europeo Zygmunt Baumann, publicado en 1999 en Barcelona, por Editorial Gedisa, contiene un análisis crítico de las condiciones en que se ha reformulado el trabajo en la época de la globalización, su relación con el fenómeno del consumismo y su impacto sobre la creación de nuevas categorías de pobres en nuestras sociedades.

Descargue aquí el libro:

Zygmunt Bauman Trabajo, consumismo y nuevos pobres (libro completo)

Compendio latinoamericano del marxismo contemporáneo – Materiales de estudio

Compartimos un texto publicado bajo la dirección de Atilio Borón y que recoge los principales aportes teóricos latinoamericanos de la reflexión marxista en esta parte del continente. 

La muerte del marxismo, acompañada con los repetidos y siempre incumplidos anuncios de la muerte definitiva de las teorías económicas, sociológicas e históricas de Carlos Marx, se ha convertido en un lugar común del debate ideológico y político en el mundo, especialmente desde el hundimiento de los socialismos reales europeos en 1990.   Sin embargo, las sucesivas crisis económicas y financieras del capitalismo, desde la de 2002, la de 2006 y la actual que se arrastra desde el 2008, no hacen sino recordar a moros y cristianos que el marxismo es una teoría viva y en permanente proceso de elaboración y reelaboración. 

No se trata solamente que las ventas del betseller “El Capital” de Carlos Marx, se disparan en las librerías occidentales cada vez que las crisis azotan las economías.  Hay una creciente pléyade de pensadores que están trabajando en la formulación de nuevas perspectivas del marxismo a la luz de los problemas y dilemas del siglo XXI.

Prueba de ese constante enriquecimiento del marxismo contemporáneo es el manual titulado LA TEORÍA MARXISTA HOY publicado en Buenos Aires por Atilio Borón, Javier Amadeo y Sabrina González en 2002 (512 p.) y relativa a elaboraciones desde la realidad latinoamericana y el texto CRITICAL COMPANION TO CONTEMPORARY MARXISM de Jacques Bidet y Stathis Kouvelakis (830 p.), publicado en 2008 en Leiden.

LEA Y DESCARGUE AQUÍ LOS DOS TEXTOS:

LA TEORIA MARXISTA HOY Atilio Boron – 2002

BIDET, Jacques – Critical Companion to Contemporary Marxism

editor15

Ideas que ponen en movimiento y movimientos que mueven ideas

Este ensayo se refiere a lo que llamamos la originalidad latinoamericana y tiene por objeto presentar y poner en discusión un panorama crítico del desarrollo del pensamiento social y político de izquierda y del cambio social en América Latina, tomando como rango cronológico principal el siglo XX.

 El pensamiento social y político no surge por generación espontánea, sino que es el resultado de profundos y lentos procesos históricos de experienciación, es decir, de síntesis teórica de los hechos políticos y sociales, de maduración lenta de las prácticas sociales y colectivas antes de llegar (y volver) a la idea. 

 La hipótesis desde la cual hemos construido este ensayo, sustenta la idea que en el ciclo dialéctico que se produce entre la práctica social y política y la elaboración teórica e intelectual al interior de la experiencia latinoamericana han surgido conceptos y reinterpretaciones enriquecedoras que han dado forma una originalidad política e ideológica característica de los pueblos y movimientos sociales y políticos contestatarios, liberadores y revolucionarios.

 Existe entonces una construcción social del cambio que se inicia tanto desde las experiencias sociales y colectivas de transformación como desde ciertas ideas y proyectos  ideológicos que expresan y reflejan una realidad actual y futura posible con la intención de cambiarla.   En el mundo de las ideas toda construcción teórica o ideológica y política contiene en sí una idea de futuro, una prefiguración utópica de un porvenir que todavía no existe pero que puede ser construido.

 Todo este proceso histórico e intelectual bien podría asemejarse a un ciclo constante, dialéctico y elíptico, que va desde la práctica social, política, contestataria y revolucionaria al plano de las ideas, y desde las ideas –en forma de construcciones ideológicas, políticas y programáticas- vuelven, regresan y se reencuentran con la realidad, influenciando las prácticas, poniendo en movimiento a multitudes, clases, partidos, colectivos, organizaciones y pueblos.

 Las ideas movilizan movimientos y los movimientos mueven las ideas.

 Existe en América Latina una tradición intelectual basada en el anticapitalismo y el antiimperialismo, es decir en una crítica radical al sistema capitalista y el imperialismo que dominan estos territorios.

 En el decurso de este ensayo, el centro de la escena la ocupan las ideas, las construcciones ideológicas y el trasfondo y contexto los movimientos y procesos sociales y políticos.

 Desde la perspectiva que hemos adoptado, la originalidad intelectual y política latinoamericana consiste precisamente en que a lo largo de casi dos siglos desde mediados del siglo XIX, pensadores, líderes, políticos, maestros, profesores, obreros, filósofos, historiadores, ideólogos y cientistas sociales, han ido construyendo y desarrollando ideas y proyectos que han servido de aliciente, de inspiración y de chispa motivadora para los movimientos sociales y políticos del cambio, para revoluciones y revueltas, para una sucesión ininterrumpida de proyectos y tentativas de liberación.

 Desde una cierta perspectiva, este ensayo intenta una interpretación crítica de la historia de las ideas políticas, reconociendo que con frecuencia las ideas de pensadores latinoamericanos han sido el fruto de la influencia de otros universos conceptuales provenientes de América del Norte o de Europa o de Asia, pero poniendo de relieve también que, con mucha mayor frecuencia, han surgido discursos, universos ideológicos y visiones de mundo de la más sorprendente originalidad, que dan cuenta de procesos específicos y únicos de elaboración, de reflexión, de maduración y de solvencia teórica para dar cuenta de la realidad específica de esta parte del mundo.

 Las ideas de avanzada y de izquierda en América Latina no son ni han sido exclusivamente tributarias de Europa, ni el marxismo es la única escuela que ha formado sus conceptos en esta región del mundo, pero sí ha sido el pensamiento más consecuentemente crítico del capitalismo vigente y dominante.

 No puede negarse además, que con mucha frecuencia, los ejemplos y experiencias políticas ocurridas en el espacio latinoamericano marcaron la reflexión política de otras latitudes.  Casos históricos como el triunfo del socialismo en Cuba, la experiencia de la Unidad Popular en Chile, de la revolución salvadoreña o la revolución sandinista en Nicaragua se inscribieron en el imaginario colectivo y en el debate ideológico y político en todo el mundo.

 Pero tenemos derecho a poner en tensión y en crisis esas visiones del marxismo y del pensamiento de izquierda sobre y a propósito de América Latina, pero desde una perspectiva eurocentrica, acaso otro resabio colonialista desde el viejo continente.   Aquí pretendemos entender y contextualizar las ideas de izquierda sobre América Latina con y desde la propia realidad de América latina.

 La historia –como el tiempo- no es lineal, sino que cíclica y elíptica.

 Las ideas anticapitalistas y propulsoras del cambio social en América Latina pueden situarse en el espectro global dentro de cuatro grandes corrientes o escuelas de pensamiento: las corrientes de izquierda, es decir, el socialismo, el marxismo, el trotskismo y el anarquismo; la corriente social-demócrata y progresista; el nacionalismo de izquierda y, en cuarto lugar, el cristianismo de izquierda y la teología de la liberación.

 Es probable además que muchas de las ideas que este ensayo examina, tengan esa capacidad de regeneración como para reaparecer interpretada y puesta en práctica por otros movimientos sociales y políticos del futuro, porque en definitiva, cuando hablamos de las ideas políticas y las ideas revolucionarias, siempre hablamos del futuro.

 Manuel Luis Rodríguez U.

 Punta Arenas – Magallanes (Patagonia sin represas), verano de 2012-2013.

LEA Y DESCARGUE EL ENSAYO COMPLETO:

IDEAS QUE PONEN EN MOVIMIENTO