Tierras, poder y resistencia – Contribuciones para una interpretación marxista de la resistencia mapuche en el siglo XXI

La causa del pueblo mapuche dentro del Estado de Chile se inscribe en una lógica histórica de mayor alcance y envergadura y se manifiesta en torno a tres reivindicaciones interrelacionadas: la liberación y autonomía respecto del Estado nacional chileno, la reivindicación de las tierras ancestrales expropiadas y privatizadas a lo largo de varios siglos y la demanda de reconocimiento de la identidad y la nación mapuche.

Estas tres aspiraciones: liberación, tierras y reconocimiento identitario pueden inscribirse en el marco de una lucha más profunda y con mayor sentido histórico, que es el reclamo de los pueblos originarios ante los Estados nacionales modernos y que se sitúa a su vez en el contexto general de la explotación y sometimiento que el sistema capitalista e imperial ejerce sobre las clases, los pueblos y las identidades originarias.

Lea y descargue aquí el texto completo del ensayo:

TIERRAS PODER Y RESISTENCIA -CONTRIBUCIONES PARA UNA INTERPRETACION MARXISTA DE LA RESISTENCIA MAPUCHE

La causa mapuche desde una perspectiva marxista

PREFACIO.

A lo largo del tiempo, desde los inicios de la independencia nacional, los pueblos originarios y especialmente el pueblo mapuche, ha mantenido una constante actitud de resistencia y de sometimiento indócil respecto del Estado nacional.  Los mapuche además, resistieron la ocupación colonial española desde el siglo XV, de donde puede afirmarse que en su tradición ancestral los mapuche tienen consigo casi seis siglos de resistencia.  No debiera ser una novedad para los conocedores de la Historia de Chile que al momento de la guerra de independencia de 1810-1818, las tribus mapuche del sur no se aliaron con el ejército patriota o criollo (de los hacendados O’Higgins y Carrera), señal histórica que bien puede llamarnos a reflexión.

En el territorio argentino, dicho sea de paso, la resistencia y la confrontación abierta y soterrada entre mapuches y huincas blancos se prolongó hasta 1885, cuando los caciques Namuncurá, Inacayal, Foyel y finalmente Sayhueque, acordaron abandonar su resistencia activa en los territorios del Rio Negro y Neuquén.

La liberación de los pueblos de la opresión de los Estados, la reivindicación de las tierras usurpadas históricamente y la búsqueda del reconocimiento de la identidad y la nacionalidad del pueblo mapuche, son parte de las demandas y aspiraciones más profundas del pueblo mapuche, especialmente en Chile.

Este ensayo intenta aportar una perspectiva marxista de las luchas y demandas del pueblo mapuche en el presente.

Punta Arenas – Magallanes, julio 27 de 2012.

ENSAYO PROXIMO A PUBLICARSE

Triestamentalidad en las universidades: de las palabras a los hechos

El concepto de triestamentalidad, se refiere a un modo de organización del gobierno universitario, en el que los tres estamentos organizados de la comunidad  universitaria: profesores, estudiantes y funcionarios no académicos, intervienen en el ejercicio de la gestión y gobierno de la universidad.

Cabe observar que en Chile actualmente, la legislación vigente prohibe compartir el gobierno universitario entre estos tres estamentos, y esa norma legal no ha sido modificada desde los años 80, o sea desde la dictadura militar.

Se trata de organizar la participación de una comunidad compuesta de tres partes distintas y con distintos intereses, pero compartiendo en común el ejercicio democrático de la gestión y desarrollo de la institución universitaria, precisamente para fortalecerla y elevar su nivel de excelencia académica.

En Chile surge nuevamente la idea de la triestamentalidad en las universidades públicas y privadas, después de 2006 y las manifestaciones de la llamada “revolución pinguina”, como una respuesta a una realidad instalada que proviene desde la época de la dictadura militar.  Desde 1973 en adelante las universidades fueron gobernadas por autoridades unipersonales (rectores) nombrados o por el gobierno o por los sostenedores, convirtiendo a las instituciones universitarias en feudos estructurados con autoridades omnipotentes, dejando a los académicos, a los alumnos y a los funcionarios no académicos fuera de la toma de decisiones de los asuntos que les conciernen.

Antes de 1973 y después de la reforma universitaria de 1967 y 1968, en Chile las universidades se gobernaban por un mecanismo triestamental, donde se elegía a los rectores y decanos y se constituía un órgano colegiado de gobierno universitario que era el Consejo Universitario, donde accedían proporcionalmente los representantes de los alumnos, de los académicos y de los trabajadores o funcionarios no académicos.

Ese fue el caso de la Universidad de Chile, de la Universidad Técnica del Estado, de la Universidad Católica, entre otras.

A partir de 1973 el régimen militar eliminó el sistema triestamental de las universidades, y se volvió al sistema de gobierno universitario unipersonal de antes de 1968.

En muchas de  las grandes universidades públicas y privadas de Europa y Norteamérica la triestamentalidad es un sistema establecido hace varios decenios, aunque en el caso de las universidades europeas (inglesas, francesas, italianas, alemanas, españolas) se crearon gobiernos universitarios triestamentales después de las revueltas estudiantiles de 1968 y 1969, en las que participaron también los académicos.

La idea de triestamentalidad parte del principio democrático que la universidad es un espacio abierto y plural donde convergen ideas, conocimientos y saberes que se comparten en un ambito basado en la libertad de enseñanza y en la educación como un derecho social e individual inalienable. Si la universidad es un espacio de libertad, de igualdad y de pluralidad, el ejercicio de su gobierno deebe ser democrático y basado en la participación organizada de todos quienes forman parte de la comunidad universitaria: los académicos, los estudiantes y los funcionarios no académicos.

Uno de los fundamentos de la triestamentalidad universitaria, es que cada estamento se constituya en organizaciones democráticas y representativas de los intereses de cada sector.  Ello supone que cada organización de base, se constituye democráticamente, eliminando las prácticas clientelísticas y de liderazgos no reconocidos, y dando paso a dirigentes elegidos democráticamente por las bases respectivas.

Supone entonces la elección de las autoridades superiores de la universidad por el universo de quienes se encuentran dentro de ella y este mecanismo va acompañado con el voto ponderado, ya que de los tres estamentos universitarios, hay dos que tienen un carácter permanente (docentes y funcionarios) y un estamento (los estudiantes) que tiene un carácter transitorio por su breve tiempo de permanencia en la universidad.  La triestamentalidad supone además  la constitución de  organos colegiados de gobierno universitario, tanto a nivel de la casa central o matriz (Senado o Consejo Universitario) como de las sedes universitarias territorialmente descentralizadas (Consejos de Sede y Consejos de Facultad).

Se trata en suma de un paso adelante en la democratización de las universidades.

Manuel Luis Rodríguez U.

Introducción al post capitalismo

En las postrimerías de la primera revolución industrial que desencadenó la
expansión del capitalismo (en la primera mitad del siglo xix), las voces premonitorias
que anunciaban el fin del sistema económico y político burgués, se acumulaban y
entrecruzaban sus pronósticos desde la ciencia económica, la Historia, la Ciencia
Política y la Sociología, es decir, desde las nacientes Ciencias Sociales. Modernidad,
progreso cultura y civilización eran conceptos que definían el orden social
predominante, para diferenciarlo de las otras configuraciones socio-culturales y
territoriales exteriores al Occidente.
Lea este ensayo:

El poder ciudadano – Materiales sobre los nuevos movimientos ciudadanos

Esta recopilación contiene un conjunto de ensayos elaborados entre 2010 y 2012 en torno al concepto de Poder Ciudadano, a propósito de los más recientes movimientos ciudadanos en todo el mundo.

EL PODER CIUDADANO – RECOPILACION DE ENSAYOS

La globalidad de la Tierra y la estrategia de la globalización – Franz Hinkelammert

La globalización también puede ser entendida y analizada desde una perspectiva del marxismo contemporáneo.  Es lo que propone este ensayo de Franz Hinkelammert.

LA GLOBALIDAD DE LA TIERRA Y LA ESTRATEGIA DE LA GLOBALIZACION – FRANZ HINKELAMMERT

El Estado de Marx – Reflexiones desde la teoría marxista clásica del Estado

El debate acerca del rol del Estado y del poder político dentro del campo intelectual y político de las izquierdas ocupa más de un siglo en todo el mundo, desde las primeras formulaciones de Marx, Engels, Lenin, Gramsci o Luxemburgo, hasta la controversia contemporánea donde se escucha a Negri, Holloway, Sader, Chomsky y otros.  Ese rol ha cambiado con el paso del tiempo a medida que el proyecto y la utopía se han venido a la realidad y se han confrontado con los hechos.

Este ensayo propone una reflexión crítica sobre el concepto de Estado, a partir de diversos autores de la tradición marxista clásica.

Lea y descargue aquí el texto completo del ensayo ↓

EL ESTADO DE MARX

Requiem para el progresismo neoliberal

El acta de defunción del neoliberalismo fue firmada en Chile, en algún momento del año 2011, cuando las multitudes ciudadanas salieron a las calles reclamando educación gratuita, fin al lucro en la educación, salud de calidad, nacionalización del cobre, de las aguas y los recursos naturales, y dijeron no a las represas en la Patagonia, exactamente lo contrario de lo que pretende imponer el “modelo” neoliberal y que los llamados ”progresistas” hicieron mientras estuvieron en el gobierno.

Esas mismas multitudes indignadas, se han desplegado en todo el mundo, reclamando contra el sistema neoliberal en curso.

En Chile, los progresistas de la Concertación hoy no pueden más que adorar lo que han quemado mientras ejercieron el poder (valorar de palabra a los movimientos sociales) y quemar lo que han adorado(las políticas neoliberales que aplicaron) y que les valieron el certero apodo de la “whisky izquierda”.

Las multitudes indignadas del Chile del 2010 han puesto el acento en las incongruencias brutales del neoliberalismo imperante, pero también esos movimientos sociales y ciudadanos han dejado al desnudo el progresismo concertacionista, impregando de un neoliberalismo aguachento adornado de “políticas sociales” y acostumbrado a entregar bonos mediante un Estado subsidiario entregado al mercado y al servicio de los intereses de los grandes poderes economicos corporativos y empresariales.  ¿No se fue acaso el “ciudadano Ricardo Lagos” para la casa, aplaudido por la flor y nata de la Confederación de la Producción y el Comercio, agradecida por las gigantescas utilidades de sus empresas durante sus años de gestión como Presidente?

El progresismo concertacionista, supuestamente encarnado por pepedés, meos, socialistas y radicales, ha llegado a sus propios límites: son incapaces de traspasar la frontera de las políticas antineoliberales, porque sería contradictorio con su propio abandono de las políticas antineoliberales.

¿Quieren educación pública, gratuita y de calidad garantizada por el Estado?  ¿Quieren una matriz energética para el Chile futuro sobre la base del respeto al medio ambiente y del creciente uso de las energías renovables? ¿Quieren un Estado con capacidad de invertir, dee producir y de impulsar el desarrollo nacional?  ¿Quieren renacionalizar el cobre y asegurar el litio y el gas natural como propiedad del Estado? ¿Quieren fortalecer el Estado nacional o prefieren seguir jibarizando las empresas públicas?  ¿Quieren fortalecer a las pymes o seguir entregando la economía a la voracidad de los grandes conglomerados económicos transnacionales?  ¿Quieren volver a gobernar con la misma Constitución del siglo pasado que la mayoría de la ciudadanía rechaza y desea cambiar?  ¿Pretenden seguir haciendo política decente con el mismo sistema electoral binominal y las mismas elites cupulares de los partidos?

¿Perdón, alguien dijo “progresistas”?  ¿Para entregar toda la economía, la educación y la salud a las redes del mercado y el lucro?

¿Quienes de los autodenominados progresistas de la Concertación hoy son capaces de defender esa  invención neoliberal del Crédito con Aval del Estado que hoy tiene endeudados a cientos de miles de jovenes, familias y profesionales?  ¿De donde les salió a esos gurúes de la economía progresista su más reciente interés por la ecología y el medio ambiente, cuando permitieron, autorizaron y prohijaron Pascua Lama e Hidroaysen, la concentración de la riqueza pesquera en manos de 7 grupos empresariales, la instalación de centrales termoeléctricas a carbón, la depredación del litoral chileno con las salmoneras, la venta de los derechos de aguas y la privatización de las empresas sanitarias?

¡Con razón tantos progresistas quieren hundir definitivamente el buque de la Concertación, con todos sus restos adentro!  ¡Les daría verguenza hoy defender las políticas neoliberales que aplicaron en su época de gloria, porque los tiempos han cambiado y la ciudadanía sigue tomando conciencia y la indignación aumenta!  Y por eso es cosa de ver a tanto “progresista concertacionista” rondando las gerencias de grandes empresas, haciendo lobby corporativo y dictando cátedra en el Banco Mundial.

El fin del progresismo neoliberal -en lo ideológico y en lo político- lo han puesto los movimientos sociales y ciudadanos, quienes precisamente ahora no creen en los recientes virajes y ”giros a la izquierda” de quienes en el pasado reciente cogobernaron con la derecha e hicieron del aparato estatal su propio botín clientelístico, mientras desoyeron a los movimientos sociales y ciudadanos.

Manuel Luis Rodríguez U.

La teoría marxista hoy – Varios autores

Los soñadores del mundo conservador y neoliberal habían declarado hace un par de décadas el fin del marxismo, y habían pronosticado que desde las ideas de Marx y Engels hasta el presente solo nos encaminábamos al “fin de la Historia”.  La historia tiene caminos tortuosos para mostrar la fuerza dominante de los hechos.  El pensamiento marxista existe y tiene hoy potentes líneas de desarrollo.

marxis LA TEORIA MARXISTA HOY Varios autores

¿Existe un marxismo ecológico? – Elmar Altvater

El marxismo clásico surge en un momento del desarrollo del pensamiento moderno en el siglo XIX, cuando la relación entre el ser humano y la naturaleza era entendida bajo la poderosa influencia del darwinismo.  La cuestión ecológica surge en el escenario intelectual solo durante el siglo XX aunque tiene antecedentes históricos anteriores.  ¿Cómo se relaciona el marxismo contemporáneo con la problemática ecologista y ambiental?  El pensador inglés Elmar ltvater intenta responder esta pregunta.

Lea y descargue aquí este ensayo:

ALTVATER EXISTE UN MARXISMO ECOLOGICO

Estrategia y movimiento – Política, poder y ciudadanías en movimiento en la época contemporánea

Asistimos  a un cambio de época ([1]).   Asistimos a un momento de la historia contemporánea que se ha denominado y caracterizado como “la primavera de los ciudadanos” en todo el mundo. ([2])

Se trata de leer los signos de los tiempos, antes que la marea borre todos los signos de los tiempos.

En el caso particular de Chile, un movimiento profundo que proviene desde la ciudadanía, que tuvo sus antecedentes en el paro del gas en la región de Magallanes y en las masivas manifestaciones ciudadanas contra el proyecto hidroeléctrico de HidroAysén en la Patagonia, por la protección de los recursos naturales y el cuidado del medio ambiente (Pascualama, Castilla…) y a favor de la diversidad sexual en el país y que -en el presente- despliega y desarrolla un intenso debate acerca de la educación en general y la educación pública en particular.

Solo tratando de entender el presente, podremos analizar y comprender el futuro.

Lesa y descargue este ensayo aquí:

ESTRATEGIA Y MOVIMIENTO POLITICA, PODER Y CIUDADANIAS EN MOVIMIENTO EN LA EPOCA CONTEMPORÁNEA


[1] El concepto de “cambio de época”, proviene de la sociología y la Ciencia Política de fines del siglo xx, que entendían que la caída del muro del Berlín y de los socialismos reales, abría un nuevo ciclo histórico, en el que no se trataba solamente de una “época de cambios”, sino sobre todo, de un cambio de ciclo  largo y de paradigma histórico.

[2] Cientos de miles de estudiantes universitarios y de liceos se han manifestado en Chile desde abril del año en curso, reclamando educación pública gratuita y de calidad, la desmunicipalización de colegios y liceos y el fortalecimiento del rol educacional del Estado, al tiempo que más de 30 universidades y alrededor de 700 liceos están paralizados. Es la continuidad de las manifestaciones estudiantiles de 2006 tras los mismos objetivos y demandas.  El actual movimiento en expansión, instaló el tema de la crisis educacional en la agenda pública, comunicacional y política, botó un Ministro de Educación y ha lanzado a la baja las cuotas de popularidad del gobierno.